lunes, 28 de marzo de 2011

Aterrizando en las redes sociales

Check out this SlideShare Presentation:

ATERRIZANDO EN LAS REDES SOCIALES

domingo, 27 de marzo de 2011

Tarde de sábado en Barcelona ciudad, cuna, nido, familia, patria...

Me encanta meterme en un cine para ver una película porque me atrae el título, sin referencias y... todavía mejor, si sólo la hacen en un cine de mi ciudad y no en 17 como casi todas las pelis americanas.

El sábado pasado escogí casi al azar "Barcelona, abans que el temps ho esborri" de Mireia Ros a la que creía recordar como actriz, confundiéndola con Marilina Ross, la de "La Raulito" y mezclando su imagen con la de Serena Vergano porque en mi memoria la asocio con la "gauche divine" barcelonesa. Total... no había visto nada de Mireia Ros por más que la confunda.


Llevábamos mi amiga Nina y yo un sábado delicioso , construyendo grullas en papel siguiendo las instrucciones de una dulce maestra de origami y asistiendo a continuación a la ceremonia del te en la increíble Casa Asia de Barcelona, rodeadas de gárgolas, capiteles, vidrieras y las maderas nobles del Palau del Baró de Quadras, edificio espectacular de Puig i Cadafalch en la Diagonal.


Salimos de la ceremonia con el alma sosegada, relajadas y festivas. A veces, ese silencio religioso con el que se asiste a ceremonias de culturas lejanas causan un cierto nerviosismo, incluso una cierta hilaridad..., pero por una vez la elegancia y sobriedad de las mujeres que ejecutaron todo el ritual nos produjeron un estado de calma algo extraño. Es cierto que flotaba en el aire cierto aire a respetuoso silencio mortuorio post terremoto y tsunami.

Y en semi-silencio fuimos bajando por el Paseo de Gracia hasta la Rambla Catalunya a la altura del cine Alexandra.


El cine Alexandra ha sido víctima también (ha sido de los últimos) de la furia reformista que ha convertido los majestuosos cines del Eixample barcelonés (Publi, Coliseum, Alcázar, Comedia, Tivoli, Novedades, Savoy...) en el mejor de los casos y por partenogénesis en "salitas" minúsculas.

El Alexandra ha cedido a esta moda y ya no se puede descender por los enormes pasillos escogiendo la butaca de nuestra preferencia, que era un gesto que anticipaba el placer de la sala a oscuras y la magia de la gigantesca pantalla blanca.

En sala pequeña y pantalla casi de tv de última generación, sin anuncios, sin recomendaciones de apagar el móvil y permanecer en silencio, como si estuviéramos en el salón de casa, se inicia la película, tan bruscamente, que por un momento creemos que hemos vuelto a los años 80 y estamos viendo el corto "progre" que entonces se proyectaba antes de la "peli".


Pero no. Se trata de un documental, un hilván de recuerdos del último miembro de una familia de la alta burguesía de Barcelona. Cien años... cinco generaciones. Desde el inicio hay algo mágico en la película, algo que te engancha y te hace compartir recuerdos, imágenes y vivencias.
Los recuerdos acaban donde empiezan los míos, a finales de los años 50 y principios de los 60...


En todas las familias burguesas hay un bisabuelo o tatarabuelo emprendedor que salió de la más absoluta miseria y se hizo a sí mismo.


Todas las familias tienen un vividor mujeriego y sinvergüenza del que se habla entre risas y con una pizca de orgullo, una mujer fuerte y poderosa que sacó adelante sin ayuda a toda su prole, una historia de amor "fou", tíos, primos, hermanos, cuñados, suegros... con historias singulares. Una aldea, un pueblo de referencia que liga a esta urbana familia burguesa a la naturaleza, pero, por encima de todo... una ciudad, en este caso Barcelona que es el hogar, el entorno de la familia, el lugar de encuentros y desencuentros, el nido, el espacio de seguridad, la patria.


Y en ese sentido es maravillosa la película.


Todos tenemos fotos en sepia casi idénticas a las que aparecen en el film, veranos de la infancia, llenos de risas, excursiones, bicicletas y comidas en el campo. Fotos amarillentas de bodas de desconocidos o de familiares, ellas con sombreros imposibles, ellos con frac y pantalón rayado. Fiestas con vaporosos y abultados trajes de noche y sonrisas posadas de foto antigua y niños con pantaloncitos muy cortos y lazos y más lazos... Y las grúas en la Sagrada Familia y pasear por la Rambla Catalunya de bajada y el Paseo de Gracia de subida... y las Ramblas y las granjas de la calle Petritxol...


Y guardamos en un rincón de la memoria esa mirada envidiosa a las señoras que salían entre pieles y joyas del Liceo, esa burguesía hija del estraperlo que denostábamos en público y envidiábamos en soledad.


Y si bien yo no visité ninguna de las casas burguesas de la parte alta de la calle Muntaner, tan cercanas a donde yo vivo en este momento, sí conocí torres y pisos de la parte alta de la ciudad de más de 500 metros cuadrados donde vivían amigas del colegio que se burlaban cruelmente de las niñas que tenían acento catalán.


Magnífica película, magnífica tarde de sábado.




Y al llegar a casa, me desbordan los recuerdos que dan continuidad a la película... los tristes años 60 de la Barcelona de Porcioles. No dan para una película tan hermosa. Pero sí para mi película, la de mis años de aprendizaje y esos... son siempre los mejores años....





miércoles, 23 de marzo de 2011

Se acabó el "GAP YEAR" entramos en TAZ "Temporary Autonomous Zone"












Ya hace un año... tendría que cambiar el subtítulo de este blog... un año sin jefe... un año muy intenso.

Se acabó la "época de adaptación" el "GAP YEAR", ya me siento con las manos en la masa, en pleno fregao!!!


Historia de una crisis: la mía... 
que es también la de todos.

En febrero de 2010, después de una larga baja por la rotura de un pie, tuve que decidir. La verdad es que la vida está llena de pequeñas decisiones cotidianas, pero grandes decisiones se han de tomar sólo tres o cuatro veces a lo largo de toda una vida.

Viví intensamente el proceso de análisis de las dos alternativas que se me presentaban en ese momento:

Bajar la cabeza, rendirme de una vez y aceptar el destierro..., o..., lanzarme sin mirar a lo que entonces me parecía el pozo oscuro de "aprende a ganarte la vida sin el paraguas de la empresa".


En la cola del paro vi que mi decisión era "tendencia": mujer, cincuentona y autónoma... mayoría aplastante. Los jóvenes buscan empleo, los de mi generación, trabajo... "pequeño matiz".

¿Madurescencia? ¿Crisis de los cincuenta? ¿Reinventarse o rendirse?... Algo de eso había, pero mi sensación fue entonces: "Primero salen del barco los que son caros y viejos..."

Ha sido un año laborioso, de estudio, introspección, recuperación, reconstrucción, innovación y probaturas varias; como en la fábula del águila, arrancándome pico, uñas y plumas.

No sé si salgo renovada, sé que soy otra y que soy mejor que hace un año.

Y ahora... entro en el juego dispuesta a disfrutar.


domingo, 20 de marzo de 2011

El post del domingo

Me conozco bien: el único mundo que no me decepciona es el que yo me invento o, haciendo una gran concesión a la galería y como decía Carmen Laforet : Doy lo leído por vivido.

No me gustan los domingos por la tarde, me reconcentran y acabo pensando que no soy una compañía interesante para mí misma.

Lo supero preparándome una buena cena, pero justo ahora estoy a régimen, con lo que ni eso puedo regalarme.

Adoro la soledad, pero los domingos por la tarde, con la música de Sting de fondo y Sunset Park de Paul Auster en mis manos, me resulto insoportable.


jueves, 17 de marzo de 2011

Community Managers internos: De Maestros a DJ

No quiero que se acabe el día sin hacer una reflexión sobre el curso de formación de Community Managers internos que he impartido en Sevilla.


El primer reto para mí, cuando hablábamos con Sonia Rodríguez del proyecto, era desarrollar esta figura internamente, que está tomando una cierta relevancia en el mundo del marketing y la comunicación, pensando siempre en la relación de la empresa con sus clientes o de cualquier organización con sus


usuarios..., para pensar en una figura 
que gestionara, animara, provocara las conversaciones dentro de la organización, gestionara el conocimiento interno y supusiera una real comunicación bidireccional desde una intranet.


En mi cabeza rondaba una imagen a la que siempre acudo en mis presentaciones y que habla del tránsito de los formadores internos de maestros a DJ, pero sabía que en la cabeza de los participantes rondaría ese temor a la tecnología que distrae de lo que me parecía básico: lo importante es "sobre qué" conversar que realmente interese a todos y a cada uno de los miembros de la organización y "cómo hacerlo", no en cuanto al formato, sino al tono y al estilo de la conversación.


Sabía que de forma "no explícita" deberíamos trabajar duro sobre "cómo contar las cosas", storytelling, técnicas de narración..., al fin y al cabo.


Ahora, ya terminado el curso, confirmo todas mis sospechas: las diferentes aplicaciones (twitter, linkedin, blogger, reader, YouTube...) se dominan con una relativa facilidad... 


A lo que hemos dedicado tiempo de verdad ha sido a la construcción de contenidos "útiles", "aplicables", "interesantes", "innovadores"..., contenidos que provoquen CONVERSACIONES.


Community Managers internos: De Maestros a DJ

No quiero que se acabe el día sin hacer una reflexión sobre el curso de formación de Community Managers internos que he impartido en Sevilla.


El primer reto para mí, cuando hablábamos con Sonia Rodríguez del proyecto, era desarrollar esta figura internamente, que está tomando una cierta relevancia en el mundo del marketing y la comunicación, pensando siempre en la relación de la empresa con sus clientes o de cualquier organización con sus


usuarios..., para pensar en una figura 
que gestionara, animara, provocara las conversaciones dentro de la organización, gestionara el conocimiento interno y supusiera una real comunicación bidireccional desde una intranet.


En mi cabeza rondaba una imagen a la que siempre acudo en mis presentaciones y que habla del tránsito de los formadores internos de maestros a DJ, pero sabía que en la cabeza de los participantes rondaría ese temor a la tecnología que distrae de lo que me parecía básico: lo importante es "sobre qué" conversar que realmente interese a todos y a cada uno de los miembros de la organización y "cómo hacerlo", no en cuanto al formato, sino al tono y al estilo de la conversación.


Sabía que de forma "no explícita" deberíamos trabajar duro sobre "cómo contar las cosas", storytelling, técnicas de narración..., al fin y al cabo.


Ahora, ya terminado el curso, confirmo todas mis sospechas: las diferentes aplicaciones (twitter, linkedin, blogger, reader, YouTube...) se dominan con una relativa facilidad... 


A lo que hemos dedicado tiempo de verdad ha sido a la construcción de contenidos "útiles", "aplicables", "interesantes", "innovadores"..., contenidos que provoquen CONVERSACIONES.


martes, 15 de marzo de 2011

¿Están algunas organizaciones haciéndose el "harakiri"?

Ayer comí con Ferran Ruiz. Me regaló el libro en el que ha colaborado: "Consideracions sobre l'educació a Catalunya i les TIC" y una estupenda charla en un restaurante suizo recién inaugurado en la calle Calvet. Una charla de aquellas que te hacen olvidar lo que has comido, pero sentir que estas llena de nuevas "sinapsis".

Hablamos sobre todo de la relación entre el modelo educativo actual y los modelos empresariales, de lo poco que se investiga en este país y la poca relevancia que en ambas instituciones, la escuela y la empresa, tienen los individuos, las personas y su potencial creador e innovador...

Y esta mañana, al revisar twitter, me he encontrado con un post magnífico titulado "Talent on Air",  de mi admirada Mª Jesús Salido @odilas en su blog: Proyectos, Personas, Pasiones,  que resume, como si nos hubiera oído ayer en nuestra comida, el núcleo central de nuestra charla.

Reproduzco los fragmentos que me han parecido más interesantes:

"El talento resiste cada vez menos el corsé de las empresas. Los buenos se van. Han descubierto que solos, organizándose con otros de forma temporal, ya no necesitan a la empresa para ganarse la vida, ni siquiera para conseguir posicionamiento e incluso relevancia en un determinado mercado.
Es más, conozco cada vez más casos de gente que “florece” precisamente cuando sale del paraguas empresarial."



"El talento se escapa de las organizaciones precisamente cuando estas más necesitan reformular su oferta y acelerar los procesos de innovación."


 ¿Qué está pasando? ¿Por qué algunas empresas están destruyendo su única riqueza real: las personas?


No es posible realizar el mismo volumen de trabajo que hace tres años con la mitad de personal. No se puede incentivar el aumento de la productividad con la amenaza, el miedo y el desprecio. No se puede promover la adscripción a la organización y la fidelidad a la marca, rebajando los sueldos y subiendo el bonus de los directivos...


¿Están algunas empresas haciéndose el "harakiri"?


Porque lo que sugiere Mª Jesús Salido :


"Pero en realidad no se van. No es como antes. No se van a otra empresa para favorecer a la competencia (aaahh o conmigo o contra mi!).
Sencillamente, se van y se quedan como agentes libres, "flotando en el aire", con una capacidad de conectividad (también con la empresa que dejaron!) impensable desde dentro de los muros corporativos; con una capacidad de generar conocimiento y valor difícilmente financiable por las estructuras de costes cortoplacistas tan habituales en nuestro ecosistema empresarial. Están ahí, asumiendo riesgos (tan necesarios para la innovación) que no se toleran en las organizaciones tradicionales.
Están ahí, en definitiva para devolver (si el sistema es hábil y reacciona), mucho más valor del que les exprimía por una nómina.
 

Son los nuevos departamentos (externalizados) de I+D.
 

Se invierte la pirámide de la gestión del talento: Se externalizará aquello valioso, y desde la empresa se gestionarán Redes externas de innovación que "enchufen" propuestas a las estructuras rígidas que las penalizaban. Y se mantendrá en nómina aquellos profesionales cuyo ciclo de renovación del conocimiento sea más lento, más estable, más estándar.
 "



Esto, se da en muy pocas organizaciones: lo normal es que roto el lazo con la organización para la que trabajaste hasta hace poco, sea casi imposible establecer nuevas vías de colaboración.


Se que lo que apunta Mª Jesús Salido es tendencia, pero por ahora parece que son más los casos en que las organizaciones están poniendo en peligro su propia supervivencia, expulsando el talento y quedándose en muchas ocasiones, con las personas grises que no ponen ni pondrán nunca en cuestión las tradicionales maneras de trabajar y producir, y que tampoco tienen la "chispa" para inventar esas nuevas fórmulas necesarias para salir de esta crisis.


domingo, 13 de marzo de 2011

Madurescencia: Olvidar para aprender

El desarrollo tecnológico, el volumen de información que nos vemos obligados a procesar diariamente, el cambio de modelo económico y social en el que estamos inmersos..., nos fuerzan a los madurescentes  a revisar nuestras estructuras vida para provocar un cambio que nos permita adaptarnos y seguir desarrollándonos tanto individual como socialmente.

Y esto significa que, de nuevo, nuestra capacidad de aprendizaje es la herramienta más importante para nuestra supervivencia social y laboral.

Autores como D. Levinson dicen que en la edad media adulta (que el fecha entre los 45 y los 60 años), en concreto, alrededor de los cincuenta años, se produce una transición que se parece a la crisis de los treinta: el sujeto se da cuenta de que tiene que tomar determinadas decisiones, cruciales para la construcción de una nueva estructura de vida.

Algunos tiran la toalla y dan por finalizada su etapa de aprendizaje para pasar a la etapa de conservación que se caracteriza por estar regida por el miedo permanente a la pérdida de bienes, estatus, en fin, de todo lo acumulado o todo lo conocido durante la primera edad adulta.

Otros, cada vez más numerosos, inician una fase de indagación y cuestionamiento de lo conocido a la búsqueda de una segunda oportunidad vital, con el bagaje de la experiencia acumulada.

En este camino, no es la edad el inconveniente; lo que cuesta es desprenderse de las viejas suposiciones y prejuicios, olvidar otros momentos y estructuras en los que los procesos de aprendizaje fueron duros, cuando no dolorosos.


Desechar el recuerdo indeleble de las aulas de nuestra infancia, "la letra con sangre entra", las tarimas que convertían a nuestros maestros en autoritarios gigantes inalcanzables, pozos de ciencia que no fuentes, la obediencia ciega, el desprecio a "lo diferente", la uniformidad y la disciplina que marcaron nuestros primeros aprendizajes.

Olvidar se convierte en el primer requisito para adaptarse y transformarse.

Y recuperar, eso sí, nuestra manera primigenia de aprender: El JUEGO. Como dice E Erikson, esa forma infantil de adueñarse de la realidad por medio del experimento y de la elaboración de un proyecto.

El adulto, sigue diciendo Erikson, "juega" también con las experiencias y anticipa algunos objetivos a través de su pensamiento.

Para construir el futuro, el hombre necesita aprender a aceptar y tratar con estos materiales, ya sean juguetes o esquemas mentales, materias naturales o productos de la técnica que se ponen a nuestra disposición por las condiciones culturales, científicas y tecnológicas del momento histórico que vivimos. (citado por María Luisa de Natale en El aprendizaje en la edad adulta).

Por eso me parece imprescindible en este momento dotar a los adultos maduros, a los que no nacieron con Internet, a los que tuvieron que realizar un duro y arduo camino de aprendizaje de los diferentes lenguajes informáticos, de las habilidades digitales básicas que les permitan seguir "jugando" y experimentando con las nuevas realidades y estructuras que empiezan a entreverse, conociendo sus reglas del juego y sus mecanismos tanto técnicos como relacionales.

Hasta hace muy poco, finales del siglo XX, no existía el concepto de mediana edad porque entre la adolescencia y la vejez mediaban pocos años. Ahora con la esperanza de vida en España rondando los 80 años es además una "larga" época de la vida.

Estamos viviendo pues un fenómeno muy reciente, una nueva edad adulta, larga y en plenitud de facultades. Como se dice en el programa  Odyssey de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, hasta ahora sabíamos lo que nuestros hijos debían saber hacer entre los tres y los seis meses, pero ¿qué se supone que debo estar haciendo a los cincuenta?

Y es que además cada vez seremos más..... basta con ver la prospección de la pirámide de edad de la población española hasta 2050.

Iniciemos este nuevo viaje sin mapas desprendiéndonos de lo que ya no nos es útil para seguir creciendo.

Un montón de amigos y conocidos al llegar a este punto, alrededor de los cincuenta, se preguntaron: ¿Esto es todo lo que hay?

Ahí comienza el duelo por una vida que hasta el momento nos encontrábamos bien pero que parecía haber perdido sentido e iniciamos entonces un proceso de cambio tanto externo como un sutil pero profundo cambio interno. Lo normal es resurgir del tránsito, del proceso, con un renovado entusiasmo por la vida: es el tránsito por la madurescencia...




sábado, 12 de marzo de 2011

Sidereus Nuncius: Minería de la realidad

"Estrés digital" le he leído a Manuela Battaglini, magnífica tuitera, apasionada docente..., y esto es lo que yo siento en este momento: un enorme estrés digital.

Llevo tres días conectada permanentemente: Twitter, Linkedin, Facebook... Blackberry, Vaio, IPAD... soy un periférico de mis aparatos!!!

Tres días intensos en Sevilla y hasta mis paseos rituales por la ciudad que fue mi hogar durante tres años, han transcurrido agarrada a la blackberry retuiteando todo lo posible!!!

Y hoy sábado, con una fina y relajante lluvia al otro lado de la ventana en Barcelona, remoloneo antes de conectarme de nuevo y volver al trabajo.

Comienzo por leer en profundidad un artículo que ayer me interesó en Ling, la revista de Vueling y que resumía el que ahora he localizado en Tendencias21: Un proyecto europeo utiliza superordenadores para simular la vida en la Tierra.

Os aconsejo su lectura con calma: Este "ACELERADOR DEL CONOCIMIENTO", para utilizar un símil prestado por la física, analiza todas las posibles interacciones entre los diferentes sistemas sociales y modelos económicos y su relación con el medio ambiente intentando "SIMULAR" la vida en nuestro planeta.

Os transcribo un par  de fragmentos del artículo:

"... Además de las simulaciones por ordenador, FuturIcT tiene como objetivo reunir, organizar y compartir los datos que intervienen en los procesos sociales, económicos y ambientales en una escala sin precedentes, mediante el incremento de los resultados que pueden arrojar los estudios de campo y experimentos de laboratorio gracias a la aparición en escena de la World Wide Web o la participación masiva de internautas en mundos de realidad virtual como Second Life. A esto hay que sumar la rápida instalación de amplias redes de sensores distribuidos que posibilitará que los datos estén disponibles en una escala casi inimaginable para su uso directo en simulaciones por ordenador. (...)


"Los científicos que trabajan en el FuturIcT prevén el desarrollo de observatorios de crisis y sistemas de apoyo a las decisiones de los políticos y líderes empresariales, como afirma el líder del proyecto, Dirk Helbing: "Esos observatorios darán la voz de alarma antes muchos tipos diferentes de problemas emergentes, incluyendo inestabilidad financiera, propagación de enfermedades, cambios ambientales, escasez de recursos y conflictos sociales." 


Me encanta el proyecto,  ya era hora de invertir en sistemas de mejora de las relaciones sociales y políticas en nuestras sociedades. Me encanta que corrobore mi creencia de que INTERNET permite "mejorar" nuestras relaciones, transacciones, intercambios, cooperaciones... en definitiva, nuestra vida social.
Y en ese sentido, reviso la magnífica charla de Amber Case en TED: Ahora todos somos Cyborgs, en el que habla de ese "segundo yo" que nos está creciendo y que tiene que ver con nuestra presencia e identidad virtual. Comenta Amber que no sólo los nativos digitales, todos nosotros estamos pasando por la adolescencia de ese "segundo yo", época incómoda en la que no dominamos todavía las reglas del juego.




Me gusta también la idea de que cuando observamos la nube de conexiones que es INTERNET nos parece algo más "orgánico" que "tecnológico": cada vez más HUMANO.

jueves, 3 de marzo de 2011

Sharismo: conectar y compartir, el principio de funcionamiento de las neuronas

El martes pasado estuve en la III Sesión sobre Innovación en Formación que organiza Jesús Martínez en el CEJFE del Departament de Justícia.
Quería volver a oír a Piscitelli , lo que siempre es un placer, pero fundamentalmente mis expectativas estaban puestas en la comida posterior con Gerard Vélez y Jordi Sanchís, amigos muy queridos a los que veo mucho menos de lo que quisiera.

Me divirtió la presentación de Piscitelli, descubrí, por ejemplo el encanto de "los Wikipedia" y su Cumbia Gramatical.


Útil la presentación de Sebastián Barajas sobre los "Fundamentos Científicos del "Learning by doing": por qué funciona y cómo se ha de diseñar para que funcione", digo útil porque a menudo busco y no encuentro con facilidad argumentos "científicos" para abrir una brecha en las cabecitas muy conservadoras que aún defienden lo de "la letra con sangre entra". Me viene muy bien lo de la "memoria episódica" y la "memoria semántica".

Un par de ideas que me anoté durante su intervención:
Experiencia propia + Lenguaje = Conocimiento
Experiencia ajena + Lenguaje = Información

A Javier Martinez Aldanondo también lo he escuchado varias veces y siempre me gusta aunque conozca su discurso.
Me gustan sus presentaciones diseñadas siempre en forma de mapa mental, me gustan las imágenes que presenta, siempre impactantes, muchas de su propia vida cotidiana... Me quedo también con algunas frases:
"La gente no recuerda lo que escucha, recuerda lo que le pasa"
"No estamos diseñados para buscar"
"Para aprender hay que estar cabreados"

De Dolors Reig como siempre me quedo con la charla entera, aunque me dio la sensación de que como estaba "en casa" daba muchas cosas por supuestas o creía que ya las habíamos oído... Ahí van algunas de sus frases:

Estamos pasando de un modelo en el que las preguntas eran abundantes  y las respuestas escasas a tener todas las respuestas y no saber qué preguntar (mundo Google).

"La educación debe pasar de ser historia (contada por otro) a ser juego (vivida en primera persona)."
"Tan importante como la conexión entre dos neuronas, es la conexión entre dos personas."

En conclusión recojo la frase de Isaac Mao "Somos neuronas en red conectadas entre sí por las sinapsis del software social."