domingo, 20 de noviembre de 2011

Diálogo madurescente frente al mar






Primer principio maduresceste: Voy a sentar cátedra, dice Tomás, después de darse cuenta que durante muchos años ha moderado mesas redondas, ha dado la palabra a otros, ha coordinado a expertos en diferentes campos, ha dirigido equipos... Ahora opino yo, afirmo, argumento, describo, cuento!!!


Y volvemos al tema de la transmisión de conocimiento tácito,  del que tiene que ver con la experiencia y que es ahora nuestro "valor": llevo casi 30 años trabajando en Recursos Humanos, he vivido todas las modas... y en el mundo de la formación permanente, me inicié intentando replicar el modelo universitario, clases magistrales, gurús de lo que sea, pasando por inspirarnos en el método del caso de Harvard, convirtiendo en dinámica de grupos toda actividad formativa, pasando por abusar del e-learning... hasta llegar a la segunda década del siglo XXI y empezar a hablar de coopetición, colaboración, cooperación, crowdsourcing, sharismo, inteligencia colectiva y todos los conceptos que circulan alrededor del empleado 2.0 prosumidor ante todo.


Ahora yo pinto lo que quiero, sigue diciendo Tomás, que empezó pintando figurativo y... míralo ahora.


Y ese "lo que quiero" tiene que ver con la seguridad que da esa acumulación de experiencia. Y esa experiencia acumulada nos permite no sobrevalorar nuestros logros que en muchas ocasiones son fruto de nuestra insistencia y nuestra historia.


Hablamos también de nuestra manera de aprender en la madurescencia: El hecho de sumergirte en un mundo nuevo, desconocido (si quieres vivir una etapa nueva de tu vida, debes hacer cosas nuevas...) te vuelve sensible a "descubrir" nueva información, a conectar conocimiento, a ampliar continuamente el alcance de tu mirada...


Otra importante decisión madurescente: la mejor manera de aprender es enseñando y si tienes que enseñarlo tienes que ser el mejor. El convertirnos en formadores supone un estímulo permanente, un acicate para el aprendizaje permanente... la mejor manera de estar vivo, de estar "entusiamado" que como indica su etimología significa "tener un dios dentro" "en"+"theos". Y eso será lo que nos permitirá tener "Charisma" o sea "gozar de la gracia de los dioses".



jueves, 10 de noviembre de 2011

La revolución madurescente: reciclarse o morir


Me lo ha mandado mi amiga Águeda..., además de hacerme reír, me identifico totalmente con el personaje!



POR QUÉ TRABAJO EN AGOSTO

EL PAÍS.

"Moderna por contrato"
LUZ SÁNCHEZ-MELLADO 18/08/2010



Yo soy rebelde porque el curro me hizo así. Llevaba 25 años de secretaria en una multinacional y, de repente, compran una red social y me trasladan de un día para otro. Eso o la prejubilación, me dicen. A mí, que tengo 60 y..., vale. Soy una pionera nata. Así que me he reciclado. A la fuerza ahorcan.

El primer sofoco fue ver a mi jefe. Tiene 28 años y se llama Prometeo, te lo prometo, hay padres para matarlos. Lo ves y te dan ganas de darle un euro para que coma algo. Pero se ha inventado él solo este chiringuito que nos da de comer a mí, a él, y a otros 150. Un cerebrito, el niño. Luego están los otros, y las otras. ¡Qué cuadros!, con esos pelos y esas barbas que ellos parecen extras de La vida de Bryan y ellas las que gritan la lapidación. Y yo, la madre que los parió a todos.

Cuando entré era el último mono. Me llamaban de usted, me marginaban. Pero yo resistía, todo menos permitir que unos niñatos me empujen a la prejubilación. Decidí RENOVARME. Fui a Bershka, pillé todo lo de la XXL, lo pasé por la "Singer" y me hice unos estilismos que los tengo a todos los de la oficina muertos. Serán nativos digitales, pero les falta perspectiva.

Lo del mes pasado les parece una antigualla y lo de hace 30 años el colmo del estilo. Mi último pelotazo son unas gafas de mi madre que me he graduado para vista cansada. ¡Flipan con ellas!. Vintage, las llaman. En mi época la vendimia era otra cosa.

Se las meto dobladas. Llevo el iPhone al cuello como la cruz el exorcista: los neutraliza. Solo sé llamar y contestar, pero cuela. Esto es anarquía y no la CNT. Ahora estoy superintegrada. Hasta le he cogido el gusto a eso del Red Bull de la máquina. Sabe a Bisolvón, pero me tomo tres al día, como el jarabe. Para marchosa, yo.

Por Navidad me invitaron al Plasty, un local de culto. Mi madre me dijo: "Si vas a salir con los compañeros, ponte el visón, que viste más". Pobre, su reino ya no es de este mundo, el visón. Acabamos en un piano-karaoke del año de la tos, pero ellos lo han descubierto hace poco y creen que es moderno, yo callada, ¡déjalos que disfruten!.

Eso sí, tanto estilismo y "fashion" me agota. Por eso trabajo en agosto. Así tengo dos meses de vacaciones. El mío y el que estoy sin verlos, a mi aire. Por fin he podido sacar a desfilar mis trajes chaqueta y tengo al portero loco. "Eso es una real hembra", me suelta hoy Luciano, un chico de mi edad que no está acostumbrado a este look.

Los modernos están unos en Formentera y otros en Vietnam, no tienen término medio. Oficialmente yo voy a San Juan de Luz, que es "vintage",porque si se enteran que realmente me voy a San Juan, de Alicante, me jubilan sí o sí.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

RRHH 2.0: Gestionar las conversaciones. Convocatoria de curso en Bilbao

Los próximos 22 y 23 de noviembre  impartiré en Bilbao el curso:
Recursos Humanos 2.0: La gestión de las conversaciones

en la Sala de la Fundación Adecco 
Berastegui, 5, 1º - 48001 Bilbao

Os adjunto la convocatoria. Si estáis interesados debéis adjuntar los datos que se solicitan y enviarlos a:

Adecco training: ana.ubierna@adecco.com




martes, 8 de noviembre de 2011

Un día con Charlene Li: liderazgo abierto

Intensa jornada en IESE con Charlene Li, una auténtica profesional: seis horas casi seguidas de charla, alternando los fríos datos con historias, profundidad con anécdotas, con un discurso estructurado y medido casi al segundo.


A vuela pluma anoto las ideas que más me han interesado:


Ha insistido mucho en que lo prioritario que deben hacer las empresas en las redes sociales es escuchar a sus clientes, más que hablar, analizar qué dicen los clientes.


Y para escucharles hay que saber dónde están, qué hacen en facebook o twitter, en quién confían, en quién influyen...


Revisamos los tipos de participación en las redes sociales:



En muchas ocasiones la presencia de una marca en las redes sociales tiene más que ver con generar relaciones de confianza , trabajar la reputación de la marca, más que con generar ingresos inmediatos.

Cada canal un objetivo, un lenguaje, una conversación... diferentes.

Muchas empresas no han entendido que las REDES SOCIALES  no van de TECNOLOGÍA sino de RELACIONES HUMANAS.

Y la participación de las empresas en las redes sociales debe ser a través de CONVERSACIONES, no de mensajes, HUMANAS, no corporativas, CONTINUAS, no episódicas.

Y la organización que aprende se basa en el diálogo, el soporte y la innovación a través de sus clientes y empleados.

Fomenta entre empleados y clientes la cultura del compartir. 

Para la organización la opinión del cliente y el empleado es fuente de inspiración para la innovación.

P.E. ¿Tienes alguna idea que nos podría interesar...?
Necesitamos... (tal producto) ¿Lo tienes?
No es útil para nosotros, pero puede ser útil para...




No hay que hablar de privacidad sino de gestión de permisos. Damos nuestros datos sin pudor si nos ofrecen algo a cambio. Lo que será delicado es que una red social traicione la confianza. Creo más en la confidencialidad y la seguridad de mi correo de Gmail que en la seguridad y privacidad de la llave de mi coche.


Las empresas abiertas permiten que sus empleados tengan la formación, el conocimiento y la autonomía para responder a los clientes.




Instructiva jornada.

domingo, 6 de noviembre de 2011

La fuerza madurescente: reflexiones en un día de lluvia



Llueve y tiene pinta de que no dejará de hacerlo en todo el día. Como si tratara de un castigo he revisado, ordenado y actualizado mis armarios (una de las tareas más ingratas del año) y ahora me regalo una horita para postear a gusto.


Soy de la vieja escuela..., primero escribo a mano y con pluma en mi libreta (la que uso ahora la compré en Estambul) y luego transcribo transformando lo escrito al ordenador.


La vida, mi vida se complica, aunque no sea la palabra justa, porque más que complicarse, se intensifica y acelera, se concreta y tiene dirección. Hasta ahora nunca tuve que planificar nada jamás le dediqué ni un minuto a diseñar estrategias para hacerme un nombre y un lugar en el mundo y mucho menos para mejorar mi vida cotidiana, mi trabajo y mi ocio... 


Si hasta ahora el objetivo era "ganarme vida", ahora creo que ya me la tengo ganada y debo pensar más en empezar a trabajar para no tenerlo que hacer más, debo pensar en ser rentable para mí misma.


O sea, debo crear marca, yo soy el producto (?), ¡qué feo suena!: branding personal lo llaman, que así medio en inglés parece que duele menos.


Pero se llame como se llame, la clave está ahí en mi caso: armar el personaje. Me lo repito a menudo a mí misma, con ese tono monocorde que me recuerda las letanías de después del rosario, que me sumían en un estado catatónico entre el sueño y la ataraxia: tener un nombre,  ser "modelo" a imitar (que no de pasarela, je, je...), mentora y formadora, tal vez inspiradora...




Ummmm... es lo que tienen los días de lluvia, el proyecto que hasta hace unas horas se veía claro, entra en la nebulosa de la ensoñación otoñal.


Desde la ventana veo caer mansa la lluvia y todo se difumina y me permito visualizar escenarios deseables, moverme por intuiciones vagas.


Pero así es la reinvención personal, un camino inexplorado por el que transitamos casi a tientas.


A la que salga el sol volverán algunas certezas, espero.









viernes, 4 de noviembre de 2011

Desde mi IPhone renuevo (dos en 5 días)

Postear desde el IPhone es novedoso para mí, todo un ejercicio con este teclado que se empeña en engordar mis dedos hasta convertirlos en butifarras de La Garriga. Pero no he encontrado plaza en el AVE de las 17:00 h y no encuentro distracción mas inocente que postrar desde el móvil. Mi experiencia ferroviaria de estos dos últimos días ha sido desastrosa y la remato con un par de horas de espera en Atocha rodeada de parados que encogen el alma y que me han dejado sin monedas.
Lo tengo claro, solo en caso de urgencia y para comentar fotos. Escribir en el IPhone es un suplicio