El ocaso del quinto sol: nuevo ciclo, nueva piel

Cambio de piel Laura Rosillo

¿Fin de año? El ocaso del quinto sol

Para mí el año empieza en septiembre, desde siempre. El parón del mes de agosto es mucho más profundo que el que se produce ahora, en diciembre, que apenas es una semana de comilona en comilona, de lágrima, en lágrima.

En la noche de Fin de Año rememoro un viejo dolor, un mal recuerdo... un abandono que me rompió el corazón para siempre. Sólo deseo que pase pronto y me pille lejos de casa.

Pero este año, animada por el anuncio del fin del mundo, entro en la Navidad con el corazón alegre. ¿Será cierto que cambiamos de ciclo? Nuevo ciclo, nueva piel...

larva Laura Rosillo
Cierto que estoy mudando y que este 2012, horrible  para los que vivimos en España y que felizmente acaba, me ha tenido trabajando en esta nueva Laura, desde la larva, agazapada en el interior de mi vieja piel, fabricando la nueva musculatura para poder saltar los obstáculos con nueva elasticidad.

Y así, desde la larva, me ha sido difícil otear el horizonte y ver el camino que debo elegir, pero he tenido tiempo para construir, para apuntalar, para reparar desperfectos, investigar nuevas soluciones, restaurar rotos y descosidos...

Y visto así, el 2012 ha sido para mí un buen año, el año de invertir en mí misma, el año de revisar creencias y grandes verdades, desechar las viejas, las gastadas, las que no llevan a ninguna parte e ir lentamente adoptando nuevos valores, nuevos conocimientos y nuevas creencias, que me dan la cintura suficiente para abordar este maravilloso tiempo cambiante, líquido e incierto que exige de cada uno de nosotros volver al niño que fuimos y reinventar nuestros ropajes y nuestras máscaras.

Espero pues el nuevo año, transformada, en sintonía con lo que al parecer sí predijeron los mayas: el ocaso del quinto sol que dará inicio a un nuevo ciclo, el del sexto sol que al parecer durará 2000 años (no necesito tantos para ser feliz y aportar mi granito de arena a la construcción de este nuevo mundo)  Por un lado (dicen las profecías mayas) se inicia un nuevo año solar, el sexto sol, el sol de los hombres de las altas vibraciones, y por otro, un nuevo ciclo de dos mil años en que la luz de Alción bañará directamente la tierra, propiciando con ello el que todos los hombres vibren a un nivel muy superior del actual, dando origen con esto a seres de un alto grado evolutivo de conciencia.

No soy yo tan espiritual ni trascendente. Me basta con creer que finalmente hemos tocado fondo y podemos por fin romper la larva en la que dormitábamos en un espacio conocido y rutinario para mirar de frente al sexto sol de un nuevo mundo por inventar.



Ocaso quinto sol Laura Rosillo



Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.