¿Es la COVID la "pausa de Engels"? A la espera de un nuevo paradigma...

ludistas

https://superrhheroes.sesametime.com/la-pausa-de-engels-tecnologia-y-trabajo/

 "Every time a human puts a time constraint, they've created a jail of anxiety". Gary Vaynerchuk


Vivir es renacer constantemente, pero la pandemia por la que atravesamos nos ha situado en un tiempo muerto, estancado..., un tiempo de espera que admite pocas decisiones y está lleno de aplazamientos. En los medios de comunicación, tan dados a alentar el miedo, hablan continuamente de que "esto va para largo", del constante incremento de los contagios y la incapacidad de cualquier institución para gestionar nada...

La prioridad es entonces el ámbito privado, individual, la libertad personal, y se demoniza lo social, lo colectivo, el grupo, la tribu... Soledades frente a una o a muchas pantallas en las que exhibir el individualismo hedonista y ante las que las relaciones con los otros se limitan a un intercambio de emoticonos.

Los enemigos ya no son robots y máquinas que nos roben el trabajo, el enemigo es el otro que contagia, el otro cuya vitalidad emite enfermedad. Vamos por la calle y al cruzarnos con un desconocido, nos colocamos bien la mascarilla como signo de enemistad y de aislamiento.

Miramos nuestras pantallas a la espera del próximo bulo que refuerce nuestro aislamiento, que deje en suspenso cualquier acción.

Y permanecemos a la espera, sin proyecto ni sentido... 

Cada nueva tecnología que aparece hace que el determinado trabajo al que se aplica nos parezca poco humano. Pasó con la agricultura frente a la recolección de bayas y raíces, paso al acarrear pesos frente a la rueda... y pasará con todo aquello que pueda hacer una máquina, un ingenio, un robot..., convertirá en "no humano" el trabajo que hasta entonces desarrollaban las personas.

Nuestra capacidad cognitiva se reduce ante el enorme número de información y estímulos al que somos sometidos todos los días. Optamos entonces por la simplificación para poder sobrevivir entre tanta basura informativa y buscamos aquello que reafirma lo que creemos, lo que conocemos, lo que suponemos, lo que dicen los que son como nosotros...

En España colectivamente vivimos mucho mejor que la mayoría de personas en el mundo, pero en lugar de ser felices por ello, con frecuencia estamos enfadados, estresados y nos sentimos abandonados a nuestra suerte. Debido a nuestro "éxito" terminamos pagando un alto precio por cada pérdida, cada restricción, cada pausa, aplazamiento, cancelación..., y añoramos la inmediatez, la rapidez con la que transcurría nuestra vida antes de la pandemia. Vivimos mal la lentitud con la que discurren ahora los días semiencerrados.

Pronto o tarde esto pasará y retomaremos el camino, aunque el futuro no sea ya sinónimo de progreso. Ahora estamos en "la pausa de Engels", ese momento en el que se suspenden las decisiones porque el futuro no ha llegado y el pasado no acaba de morir. 



La pastilla roja

 

Comentarios

Entradas populares