Transiciones laborales en la #madurescencia: Planificando la longevidad

Planificando la longevidad: Seguros, Sanos, Serenos.


"Algunas formas de creatividad se basan en dos cosas que sólo el envejecimiento puede conferir: tiempo y experiencia."  

Carl Honoré

Hasta mediados del mes de marzo del 2020 la publicidad nos animaba a permanecer eternamente jóvenes y consumiendo, con imágenes de adorables viejos sonrientes y felices que bailaban, salían con los amigos, jugaban con sus encantadores nietos..., a pesar de las pérdidas de orina, las dentaduras postizas y los dolores reumáticos. Nos querían exhaustos y hambrientos sugiriéndonos, como elixir de la eterna juventud, deporte y dieta.

Pero a partir de esa fecha, la pandemia que trajo el COVID19, transformó el #edadismo benevolente, que nos auguraba la vuelta al recreo del jardín de infancia traspasados los 55, en el #edadismo más torpe de las jubilaciones anticipadas, los despidos por edad y el saco homogeneizador en el que nos metieron bajo la etiqueta de "nuestros mayores" como si tuviéramos dueño. Los mayores de 55 años nos volvimos frágiles, en riesgo, vulnerables y, sobre todo, dependientes, como si no pudiéramos cuidar de nosotros mismos, como si globalmente no fuéramos autónomos y autosuficientes y necesitaran encerrarnos para garantizar nuestra supervivencia.

La convivencia intergeneracional se hizo más difícil ya que muchos jóvenes, sin miedo al virus, evitan ahora nuestra compañía con la excusa de impedir contagiarnos la enfermedad que en ellos es leve y en nosotros mortal, al parecer.

Esta marcha atrás, a pesar de que la esperanza de vida sigue creciendo, de que la madurez en buen estado físico y mental alcanza a la mayoría de los +55 y se alarga hasta pasados los 75, exige que sigamos trabajando en la planificación de la longevidad que disfrutaremos la mayoría de nosotros y que, frente a este panorama, salgamos del lamento y la denuncia para pasar al ataque, para pasar a la oferta de valor que conlleva la experiencia, analizando cuál debe ser el siguiente paso en nuestra carrera profesional y vital.

La lucha contra el #edadismo pasa por la acción de ponernos en valor iniciando un proceso de transformación personal acorde con el cambio de paradigma que, primero la crisis del 2008, y ahora la pandemia, han traído al mercado laboral y a los oficios y profesiones y nos ocupemos del desarrollo de nuestra carrera profesional en la madurez, teniendo en cuenta nuestro punto de partida y nuestra situación actual.

Desarrollo de carrera en la madurez:

* Perfeccionamiento del trabajo que ya se conoce, se domina y se realiza cotidianamente. Aprender es ahora el trabajo, como dice Harold Jarche y la actualización permanente de nuestros conocimientos y la práctica persistente de nuestras habilidades, se convierte en parte imprescindible de nuestro trabajo diario. (Upskilling)

* Actualización después de una pausa profesional o de un período de paro. En muchos casos la pandemia ha supuesto un alto en el camino (En España llegamos a tener casi 3,4 millones de trabajadores afectados por ERTE, suspensión temporal de la relación laboral, durante los meses de pandemia por COVID-19) La velocidad con la que están ocurriendo los cambios nos obliga a dedicar este tiempo de pausa al aprendizaje y la actualización de conocimientos y habilidades (Upskilling)

* Digitalización. Adquisición de nuevas tecnologías aplicables a las funciones ejercidas hasta ahora. Todos los oficios y profesiones se ven sometidos a un proceso de digitalización al que no podemos ser ajenos y que supone una nueva manera de comunicar, relacionarse y compartir  (Upskilling)

* Transición a una nueva carrera después de una pausa profesional o de un período de paro. Muchas profesiones y oficios están sometidas a profundas transformaciones que desembocarán seguramente en nuevas profesiones que requieren nuevos conocimientos, habilidades y métodos de trabajo. Para efectuar con éxito esta transformación debemos analizar cuáles son aquellas competencias esencialmente "humanas" que aporten valor a procesos y funciones desarrolladas por la Tecnología o por Inteligencia Artificial. (Reskilling)

* Digitalización. Adquisición de nuevas tecnología aplicables a nuevas funciones. Muchas profesiones y oficios están sometidas a profundas transformaciones que desembocarán seguramente en nuevas profesiones que requieren nuevos conocimientos, habilidades y métodos de trabajo y que en todos los casos requerirán de la competencia digital.  (Reskilling)

* Cambio a autoempleo después de una desvinculación de la empresa por dimisión o despido. Conocimiento de uno mismo, empoderamiento, desarrollo de la marca personal y un portfolio de servicios a ofertar, son los pasos necesarios para iniciar este tránsito al trabajo por cuenta propia. Dado el #edadismo reinante en muchas empresas es seguramente la salida para muchos "seniors" que ven como sus propuestas y currículums son rechazados exclusivamente por edad (Reskilling)

* Cambio a un empleo o autoempleo de menor nivel que el ejercido hasta el momento. Análisis y aprendizaje de las funciones requeridas. Sobrecualificación y exceso de experiencia son dos de las razones por las que se rechazan candidaturas sénior para puestos de trabajo que éstos podrían desarrollar sin problemas. Hay que demostrar interés por las funciones del puesto que se oferta y eso puede demostrarse por la realización de formación específica sobre las funciones que requiere el puesto de trabajo.(Reskilling)

* Promoción a una posición de mayor responsabilidad y al ejercicio de nuevas funciones. El error más habitual al asumir una nueva responsabilidad tiene que ver con creer que se trata de desarrollar las funciones y tareas que ya se estaban ejerciendo con mayor autonomía y capacidad de decisión. Se olvida a menudo que ocupar una posición de mayor responsabilidad supone desarrollar nuevas competencias que tiene que ver con la gestión de equipos de personas y la planificación y organización del trabajo. Eso requiere un entrenamiento en habilidades de gestión, comunicación y relación (Soft Skills).  (Reskilling) 

Emprendeduría y dirección de equipo de profesionales. Reivindicar la experiencia como garantía de éxito emprendedor y de ayuda a jóvenes emprendedores (Mentoring)

Los profesionales sénior deben "armarse" de un estado de apertura, una mentalidad de crecimiento (Growth Mindset), que les permita iniciar un proceso de transformación profesional y personal, y así anticiparse y responder a los cambios del mercado laboral. 



La mentalidad de crecimiento nos dota de deseo de aprender y de curiosidad por comprender nuevos paradigmas y crear nuevos patrones mentales y requiere que aceptemos nuevos retos personales, seamos persistentes para superar las dificultades, comprendamos que el esfuerzo es el camino para adquirir una nueva destreza y aceptemos las discrepancias.

Thomas Kuhn, La estructura de las revoluciones científicas, 1962 , descubrió que la mayoría de los cambios de paradigma en la ciencia son provocados por dos tipos de personas: por un lado los jóvenes, que no operan de manera automática, solucionando problemas con técnicas desarrolladas y fortalecidas a lo largo del tiempo, y personas experimentadas que se han formado (reskilling) en una disciplina totalmente diferente a la que originalmente se dedicaron, o aplicando sus conocimientos y habilidades a disciplinas novedosas para ellos, de forma que desaprenden, desbloquean pensamientos cristalizados por el entrenamiento y la experiencia previos.

Así, los equipos intergeneracionales (pensamiento fluido junto a pensamiento cristalizado) que trabajan en proyectos innovadores, pueden recoger la creatividad de todos los ciclos vitales por los que transitamos las personas.




Comentarios

Entradas populares