lunes, 24 de agosto de 2015

Nanoaprendizajes y renacimientos madurescentes

Navigare necesse est, vivere non est necesse. Plutarco



¡Qué forma tan diferente de viajar! La experiencia hace que me detenga ante un paisaje urbano o un solo cuadro en un museo. Paladeo la contemplación , vivo el presente de un modo tan intenso como desconocido. En otros momentos el placer del viaje residía en poderlo explicar a la vuelta, el placer estaba en un momento futuro. Ya no, el momento en sí me da placer. Es la madurez. El tiempo se acelera y por eso no aplazo nada. El momento presente es lo único que tengo.

Foto: Nina Masó

El verano: Flotando panza arriba en el mar revisaba qué es lo que de verdad me importa, qué me interesa en serio, de quién quiero rodearme... y la vida parecía así, acunada por el vaivén de las olas, simple y sencilla. En remojo si hace calor, unos fresquísimos calamares a la plancha si tengo hambre, navegando por internet si se me despierta la curiosidad por saber... charlando con los amigos si me da punzadas la soledad.

Instagram @NATGEO

Ganar no es un objetivo, es una recompensa. En estos días de tránsito entre las vacaciones y la vuelta a la vorágine del trabajo, me pregunto en el silencio de la ciudad en agosto, qué me gustaría conseguir este otoño, este nuevo curso... Está claro: rodearme de los mejores, estar con los que me entienden, cuidar a los que me quieren, apoyar a los que empiezan o a los que han caído, conocer a los que me complementan. Eso es el "éxito".

#Jellyfish #aquarium @robertclarkphoto
Me gusta estar sola. Es el tiempo de la ensoñación. Hablo conmigo misma y me descubro como entrañable interlocutora. Me ha costado años y años aceptar mi sola compañía. A solas pienso, hablo, canto, bailo y río, sobre todo me burlo un poquito de mí misma y mis trascendencias... A solas me perdono y lamo mis heridas...

Instagram: @NATGEO
No me doy permiso para la indolencia y eso hace que me sienta culpable a menudo. Miro a mi alrededor si me tiro en el sofá con una novela en las manos con la sana intención de distraerme. Creo que fueron los jesuitas y mi padre quienes me inculcaron esa obsesión por el trabajo y la "producción". Incorporo la lectura de novelas a mis disciplinas laborales y... asunto resuelto.




domingo, 2 de agosto de 2015

Emprendimiento Senior: Talento experto y libertad (Entre la ansiedad y la audacia)

Los negocios se han convertido en un vídeojuego.
Cuando has conseguido pasar una pantalla, llega otra que no tiene nada que ver.
Lo que aprendiste ayer no explica lo que pasa hoy. Montaste el campamento en el oasis y te despiertas en el desierto. Un centro de coste deviene un centro de beneficio, un negocio estable, pierde pie. Cambio. Cada cinco años se reparten cartas de nuevo.
(...)
Si la situación se transforma, necesitas personas capaces de transformar la situación. Necesitas talento. Los retos atraen al talento. Retos no faltan. Llénalos de talento.
Javi Creus



HikingArtist.com























Los seres humanos con talento son la esencia de las organizaciones excepcionales. El talento fluye cuando hay libertad. Las personas en organizaciones excelentes dejar de ser "recursos humanos" para convertirse en "socios", en "propietarios" de su trabajo, con poder y capacidad de decisión para lograr que su organización entre en el círculo de la innovación y la mejora constantes. Dejan de ser "el personal", "los empleados", para ir de proyecto en proyecto, aprendiendo continuamente y desarrollando su talento, en ciclos de reinvención constante.

Los trabajadores senior pueden combinar talento y experiencia: Iniciativa creativa, excepcionalidad,  motivación y valentía. Si necesitas a alguien para hacer algo que tu organización sabe bien cómo hacer, busca a personas talentosas, si buscas a alguien para hacer algo que tu organización no sabe cómo hacer, busca a personas con experiencia. Si buscas a alguien que pueda enfrentarse a las incógnitas y la incertidumbre del futuro, busca talento experto.

Experto no es quien todo lo sabe, sí lo es la persona que mantiene intacta su curiosidad y todo lo quiere saber, el que se considera a sí mismo como un eterno aprendiz. Un profesional en permanente aprendizaje que le permite adaptarse continuamente y controlar la multiplicidad de situaciones cambiantes que plantea nuestro presente.

Se asocia edad a cristalización del conocimiento, a inmovilismo, a resistencia al cambio. Sin embargo, un gran número de "babyboomers" son mayores cognitivamente jóvenes. La edad cognitiva forma parte de autoconcepto que las personas tienen de sí mismas. La percepción de la edad cognitiva está influida por la edad cronológica, pero también por las experiencias de vida y por los cambios en los roles sociales.

Los mayores cognitivamente jóvenes son más aventureros, confían más en sí mismos y son innovadores selectivos, ya que aceptan prácticas o productos nuevos cuando sienten que les van a beneficiar. (Revista COMUNICAR número 45/2015: La comunicación en un mundo que envejece)

El talento se expresa construyendo proyectos excelentes y pensando de manera no-convencional y la experiencia no hace más que incrementar las posibilidades de innovación experta.

El desarrollo de tecnologías cognitivas, de la robótica y la internet de las cosas que permite que las máquinas interactúen, podrá eliminar muchos puestos de trabajo, y es responsabilidad de las organizaciones, la permanente actualización de sus trabajadores, desarrollando el talento del capital humano, yendo más allá de la reducción de costes y creando valor.

Si se opta por una estrategia de reducción de costes, se utilizará la tecnología para ello y se reducirá la manos de obra. Si se utiliza una estrategia de incremento de valor, se complementa el trabajo humano con tecnología, o lo que es aún mejor, se reasigna la mano de obra incrementando su valor a través de la actualización permanente y del empoderamiento en la toma de decisiones. (Redesigning work in an era of cognitive technologies, Deloitte)

La automatización del trabajo requerirá de los nuevos profesionales habilidades como el sentido común, la flexibilidad, la creatividad, la intuición, la adaptación situacional..., y de aquellas habilidades necesarias para interactuar con otras personas de forma exitosa como la inteligencia emocional, la empatía o la persuasión, habilidades todas ellas en las que la tecnología se convierte en una ayuda y no una amenaza de sustitución de hombre por máquina.

Ante este escenario, el talento experto, los Golden Workers, se tornan tan adecuados, si no más, que los profesionales junior. Los mal llamados Departamentos de Recursos Humanos (que podrían renombrarse Departamentos de Relaciones Humanas y Gestión del Talento) deberían centrar su actividad en el desarrollo del talento de todos los profesionales de la organización al margen de su edad.


http://magementyestrategia.blogspot.com.es/