domingo, 10 de junio de 2012

El latido palpitante de la ilusión: LATAM y madurescencia

En esto consiste la aventura: en seguir adelante, en buscar más allá, donde haya posibilidades de encontrar una mano que se tiende, una sonrisa comprensiva, un enamoramiento mútuo.


Ya lo hizo mi abuelo hace más de 60 años y desde México volvió a Barcelona con renovadas energías.


Y yo quiero probarlo, sentirlo, vivirlo: volar y reinventarme, volar para crecer, volar para ser libre... 


A 24 horas de partir hacia Colombia me dejo invadir por la cálida marea de la emoción a flor de piel, el latido palpitante de la ilusión y la esperanza.


Renacer, sí. Alegría, frescura, aprendizaje, empuje... madurescencia.


¡Todo está a punto de comenzar!