GIG Workers y Generación U: Adiós al puesto de trabajo permanente, bienvenidas carreras Proteicas

Imagen: Expansión


La creatividad es una habilidad típica de la cognición humana, presente también hasta cierto punto en algunos primates superiores, y ausente en la computación algorítmica... De la Wikipedia

Los trabajadores tienen que desterrar la idea de que el trabajo free lance es sinónimo de precariedad laboral y los empresarios también tienen que aprender a utilizar correctamente a los trabajadores autónomos. Los empresarios siguen pagando para que el culo de una persona se siente durante un tiempo determinado en una silla de una oficina, en lugar de pagar por su cerebro y sus ideas. Enrique Dans


Hasta hace poco el trabajo creativo por cuenta propia, el trabajo centrado en el conocimiento, la investigación, la imaginación, la invención... no se ha considerado "profesional", un oficio. Los oficios y carreras profesionales tenían que ver con la repetición de rutinas y procesos estables a los que el paso del tiempo dotaba de la habilidad necesaria como para considerar al trabajador un profesional experto. Se consideraba (y se considera) "profesión" a un conjunto de actividades relacionadas o de conocimientos especializados sobre una materia concreta que aseguraban la realización satisfactoria de una serie de tareas encomendadas estables en el tiempo.

De la misma manera que cuando se habla de "carrera profesional", se piensa en un camino ascendente, una sucesión de ocupaciones relacionadas entre sí jerárquicamente, a través de las cuales el trabajador asciende de manera ordenada por peldaños imaginarios hacia el cielo laboral, esto es, hasta la cumbre de la organización, en la que el trabajo consiste en hacer trabajar a otros y poco tiene que ver con el crecimiento y el desarrollo personal y/o profesional.

Y ambos conceptos "carrera" y "profesión" puestos al servicio de una organización frente a la que se exige compromiso y lealtad con los objetivos, las normas y la cultura de la empresa.

A cambio, la organización ofrecía estabilidad, y responsabilidad sobre la mencionada carrera profesional de esos empleados a los que se consideraba parte de la "familia" empresarial, "hijos" a los que mostrar el camino y de los que se espera obediencia y entrega.

Las viejas relaciones laborales están empezando a virar hacia escenarios mucho más volátiles, en los que ya no se intercambia tiempo por dinero (una nómina fija a cambio de un horario fijo de trabajo), sino servicios concretos en tiempo limitado (factura por proyecto).

Esta tendencia parece irreversible y la carrera profesional ya no puede plantearse dentro de una única empresa, sino de proyecto en proyecto y eso exige del profesional una actitud de aprendizaje permanente, de aceptación de cambio constante, de la habilidad de adaptarse a entornos y exigencias diferentes.

Y por parte de las empresas, también deben plantearse cuál es el mejor profesional para cada proyecto, deben ofrecer ese escenario de aprendizaje permanente que permita a los trabajadores esa adaptación constante a un nuevo proyecto, a una nueva empresa, y a pensar en el profesional, no como una propiedad, sino a establecer relaciones de parteneriado.

El profesional debe construir su oferta de servicios teniendo en cuenta las diferentes modalidades de relación laboral que puede establecer ya no con su "empleador", sino con su "cliente", con su "socio", con su "colega"...


Imagen: Elaboración propia
De la misma manera que para asegurar su "empleabilidad" debe diversificar también sus actuaciones desde el autoempleo hasta la representación comercial, combinando diferentes disciplinas y colaboraciones. El nuevo profesional elabora una cartera de trabajos compuesta por múltiples trabajos a tiempo parcial y por acciones únicas que reemplazan a un trabajo a tiempo completo y permanente. Genera sus ingresos a partir de una combinación de encargos puntuales de diferentes empresas o de diferentes proyectos de una misma empresa. Combina el trabajo remunerado con trabajos sin ánimo de lucro que le abren oportunidades para su desarrollo profesional y para generar reputación y capital social (red de contactos).


Imagen: Elaboració propia

Son las llamadas "Carreras Proteicas", término acuñado por Douglas Hall (Hall Douglas T. (2004) Protean career. Boston University Shool of Management and Brad Harrington Boston Collage – Center for work and family)

Las personas que adoptan este tipo de carrera no se atan a una única organización o no mantienen en esa empresa el orden de desarrollo jerárquico establecido. Las carreras proteicas se caracterizan por menor estabilidad que las carreras tradicionales, no están sujetas al desarrollo vertical y disfrutan de mayor movilidad dentro o fuera de las fronteras organizacionales. 

La carrera tradicional era gestionada desde la organización, mientras que las carreras proteicas exigen que el trabajador use sus propios valores en lugar de los estándares de la organización para la que trabaja, dirija su propia carrera según esos valores y muestre una mayor tendencia a la movilidad y el aprendizaje permanente.

El trabajador con actitud proteica recurre a competencias como detectar o crear oportunidades, recombinar recursos disponibles, adaptarse a contextos diversos, respeta su momento vital y prioriza en cada ciclo lo más importante para su desarrollo tanto personal como profesional en un todo indivisible. Su seguridad proviene más de su empleabilidad permanente más que de un contrato indefinido.

El trabajador proteico es un profesional maduro cuya experiencia le sirve para analizar nuevas situaciones y oportunidades desde la analogía y la similitud con problemas y proyectos ya vividos. El profesional proteico pertenece a la Generación U de "Unretired", profesionales sénior que no tienen un empleo permanente pero que quieren y pueden seguir aportando a la sociedad su trabajo y su conocimiento. 

Si tenemos en cuenta que la era de la longevidad traerá trayectorias vitales y profesionales cada vez más largas, debemos centrar los esfuerzos de transformación de los trabajadores sénior, en su reconversión en trabajadores proteicos, que puedan vivir diferentes modalidades de relación laboral, diferentes profesiones u oficios, diferentes escenarios de trabajo..., desarrollar su capacidad de aprendizaje y adaptación a diferentes entornos laborales, para que pueda disfrutar de una larga y gozosa trayectoria profesional gracias justamente a la longevidad de la que disfrutaremos.


Arthur Fry







Entradas populares