INTERNET NOS HA CAMBIADO LA VIDA

INTERNET NOS HA CAMBIADO LA VIDA...
Sobre todo desde la aparición de lo que se ha venido a llamar Internet de las personas, la web 2.0.
Nos ha cambiado la vida, desde actos tan cotidianos como hacer nuestra compra semanal en el supermercado sin movernos de casa, hasta comparar diferentes marcas de un producto (p.e. una cámara de fotos) en un foro de usuarios, comprar un billete de avión, encontrar aquel hotel escondido, pequeño, encantador en una ciudad europea, que no aparece en los catálogos de las agencias de viajes, hasta localizar para nuestro hijo las mejores fotos de la Nasa de Marte, o ver al milímetro la orografía del pueblo de nuestros abuelos...
Pero no sólo ha cambiado nuestra vida cotidiana, ha cambiado nuestra organización del trabajo y nuestra forma de trabajar: la forma de relacionarnos dentro de la empresa y la forma de relacionarnos con nuestros usuarios y clientes.
Dentro de la organización, todos hemos vivido en nuestras “carnes” la ineficacia de muchas de las intranets que se han convertido en auténticos pozos sin fondo de información, permanentemente desactualizadas ya que no permiten la retroalimentación, el feedback por parte de los empleados de esa información unidireccional de arriba a abajo que reposa en las intranets.
Los empleados buscan nuevas formas de relación, comunicación, información fuera de la intranet, entre pares, contactando con el experto en el tema que les preocupa, compartiendo soluciones a los continuos nuevos problemas que van apareciendo en este momento de cambio y transformación, en el que no sirven las viejas soluciones almacenadas en la intranet.
En todas las organizaciones se han establecido siempre redes de comunicación informal, lo que la web 2.0 no hace más que facilitar.
También cambia la relación con nuetros usuarios y clientes. Nuestros clientes son actualmente más “expertos” y exigentes. Son más activos dentro de nuestra organización y quieren ser parte de ella..., si nos escogen.
Han pasado de ser consumidores a “prosumidores” hasta el punto de que algunas organizaciones se jactan de no tener clientes sino “fans” y un ejemplo claro es el de Apple que hace difícil distinguir entre empleados y clientes, la relación de ambos con la marca es afectiva, pasional.
Esto tiene que ver con nuestra necesidad de pertenencia a una comunidad y explica el porqué del inmenso éxito de las redes sociales en internet: nos permiten sentirnos integrantes de “más” grupos sociales.
De cómo sacarle provecho a la web 2.0 en nuestra organización para aumentar la productividad, la motivación y la implicación de nuestros empleados, hablamos en los talleres de Desarrollo de Habilidades Digitales  que organizo.

Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.