domingo, 30 de octubre de 2011

De maestros a DJ: La difusión del conocimiento tácito



Nuestro modelo educativo es heredero del modelo de producción en masa, es educación en masa y es el modelo que inconscientemente traspasamos al mundo de la formación en la empresa, a la formación permanente. Y ese modelo ha caducado.


Planes de formación que parten de necesidades del pasado en un momento en que se nos ha movido el escenario y nos han cambiado las preguntas sobre los nuevos problemas.


Acciones formativas "impartidas" por profesionales de la formación sin tener en cuenta que cada profesional es un "experto" y que lo realmente productivo para la organización sería compartir toda esa experiencia y poder construir y gestionar la inteligencia colectiva de la organización.


Pero los Departamentos de Formación, con metodologías más o menos dinámicas y participativas, se han centrado en el conocimiento explícito, en aquello que puede ser incluido en un manual de procesos, en un compendio de casos prácticos que resuelven problemas pasados...






Pero en poquísimas ocasiones han trabajado sobre el conocimiento tácito, el saber experto que da la práctica y que no podemos encerrar en manuales sino que compartimos en charlas de café, cigarrillos fumados apresuradamente en la puerta de la empresa y reuniones de trabajo: las organizaciones son conversaciones.


Ese conocimiento que debe ser "contado" no "leído" se ha transmitido casi siempre fuera del aula, incluso fuera de las aulas virtuales que en general reproducen el esquema educativo tradicional.


Pero desde antiguo recurrimos a los colegas cuando nos encontramos con un problema, una duda, una novedad en el trabajo. Y los que han tenido suerte han encontrado en un "senior" de su empresa, el mentor que les ha indicado el camino por el que transitar por la organización con éxito.


Además la aparición de Internet y los buscadores desde hace unos 20 años en nuestra vida laboral hace que ignoremos la información que nos ofrece la intranet de nuestra empresa y acudamos a Google cada vez que queremos "saber" algo.


Así que aprendemos en la empresa la mayor parte de las veces al margen de los recursos que se nos ofrecen desde el departamento de formación y al abrigo de las charlas entre colegas.


Vale la pena pues hacer una reflexión sobre el nuevo escenario del aprendizaje adulto en la organización.


Por un lado la nuevas reglas del juego aportadas por la web 2.0 tal como la definió O'Reilly en el 2004:
  • Plataformas y ambientes colaborativos donde son los propios usuarios los que generan contenido(Blog vs periódico)
  • Nueva organización de la información a través de etiquetas o tags, en lugar de con árboles de clasificación y buscadores vs carpetas.
  • Estado Beta (o en pruebas) continuo. Las herramientas evolucionan con los usuarios.
  • Multiplataforma. La web salta de los ordenadores  a otros dispositivos como teléfonos, televisores, libros electrónicos, tablets...
  • Cloud computing. La información de los usuarios está en la nube no en su ordenador.
Por otro lado la crisis económica que ha supuesto un importante recorte en la inversión en recursos formativos tradicionales por parte de las empresas.

Y finalmente el progresivo envejecimiento de las plantillas de las empresas de nuestro país que supone que el "conocimiento", la "experiencia" será progresivamente el activo más importante de nuestras organizaciones.



    Así que el nuevo modelo formativo tiene que basarse en la gestión del conocimiento colectivo de nuestros empleados, en convertir a todos los profesionales de la organización en "expertos" maestros que "editan", "publican", "resuelven problemas", "coordinan debates", "sugieren cambios", "explican procesos" "comparten experiencias", "combinan y mezclan conocimiento", de forma que todos los empleados, o el grupo de ellos con mayor experiencia, sean DJ que mezclen y distribuyan el conocimiento colectivo de la organización.







Isaac Asimov habla del futuro de la educación seis años antes de que un particular pueda conectarse a Internet.