sábado, 3 de junio de 2017

Talento Bimillenial y ABP Aprendizaje basado en Problemas

Siempre estoy haciendo cosas que no sé hacer, de manera que tengo que aprender cómo hacerlo. Pablo Picasso

Imagen: Edita Olaizola: Citas y Frases
A los bimillenials hijos del siglo XX nos enseñaron que deberíamos especializarnos en un área concreta del conocimiento y así pasamos del aprendizaje desde los ojos de un niño al aprendizaje adulto.
Llegada la madurescencia es bueno volver al aprendizaje amplio y abierto de la niñez, explorando nuevos patrones y habilidades, buscando constantemente nuevos mentores y maestros que empujen a seguir aprendiendo, perdonándonos a nosotros mismos cuando cometemos errores y cuando fracasamos una vez más.

Para seguir creciendo sin limitaciones no me enfoco en mis experiencias y conocimientos  antiguos, sino que me centro en aprender varias cosas a la vez como cuando era niña para sí poder adaptarme con facilidad a los nuevos roles que demanda la sociedad del conocimiento.

Así cada ciclo vital supone el paso por un estadio inicial de aprendizaje novel (por no llamarlo infantil) en el que absorber como esponjas todos los nuevos inputs que nos llegan, sin aspirar a la especialización sino a la mentalidad de crecimiento y el compromiso con el aprendizaje permanente.

Es más, el adulto bimillenial se involucra en mayor medida que el niño ya que es el responsable de los contenidos y metodologías de su propio aprendizaje, decide sobre qué y cómo quiere aprender. Autodeterminación y eficiencia personal reforzarán la autoestima y son grandes motivadores para el bimillenial y unido al acicate de superar un nuevo reto personal y/o profesional, aumentará su predisposición al aprendizaje y al cambio.

En este proceso de aprendizaje del "Golden Worker" es una buena opción presentar el nuevo conocimiento como un problema a resolver, una incógnita a despejar que estimule su curiosidad. Planteado como un problema de la vida real, el adulto buscará primero en su experiencia previa situaciones similares, y al no encontrarlas, se abrirá a la investigación y el aprendizaje de nuevos conceptos, recursos y habilidades.

Y así las acciones formativas dirigidas a trabajadores sénior deben centrarse en las horas de esfuerzo del participante y no en las horas de docencia de un formador que no será más que el facilitador del acceso a los nuevos recursos y conceptos y el conector de las diferentes maneras de enfocar el problema entre los miembros de la comunidad de aprendizaje.

El Aprendizaje Basado en Problemas se centra en el aprendiz y no en el docente, ni en el contenido. El motor del aprendizaje es la necesidad, el interés y la propia curiosidad por superar el reto del aprendiz y por todo ello resulta una metodología muy adecuada para procesos de aprendizaje adulto que tengan que ver con el acceso a una nueva etapa profesional, a un nuevo ciclo de transformación y actualización de la profesión y para huir de la especialización y convertirse así en un profesional adaptable, flexible y multidisciplinar... el primer paso para el transhumanismo que viene.

En tiempos de "machine learning" en los que las máquinas aprenderán solas y la AI Inteligencia Artificial superará seguramente a la inteligencia humana, colaboración y sabiduría compartida (aprendizaje) entre los profesionales nos permitirá construir un mundo más rico y tecnológicamente más desarrollado, en el que la concepción del trabajo en el sentido bíblico dejará de ser una maldición, porque con la ayuda de las máquinas podremos, por primera vez, pensar en nuestro desarrollo como seres humanos, en lugar de en la producción de bienes. Es una visión optimista del futuro del trabajo, que podemos alcanzar si incorporamos a nuestros hábitos el aprendizaje permanente como principal alimento para la supervivencia.

Imagen: Transgenic zero