domingo, 3 de abril de 2011

Cronos y Kairos: ritmo y cadencia del paso de los días

He pasado un día completo sin conectarme a internet desde el ordenador. Y digo desde el ordenador, porque no he podido resistirme a colgar un par de fotos del azulísimo y brillante mar de la mañana de primavera de este sábado en facebook y de retuitear un par de buenas frases... pequeñas concesiones... pero ha sido un día fundamentalmente "desvirtualizado".

Algo extraño..., el día me ha parecido más largo que otros en los que estoy atada al ordenador una media de 6 horas.

Parece que el tiempo en que me sumerjo en la pantalla es tiempo "Kairós", tiempo interior, tiempo de los sueños y del espíritu,  frente al tiempo de este sábado, tiempo "Cronos", tiempo secuencial... : Ir al mercado, hacer la colada, recoger la casa, planchar, cocinar..., tiempo secuencial.

Cuando me sumerjo en la pantalla del ordenador el tiempo cronológico queda suspendido  y entro en el tiempo de la ilusión y la fantasía, en un tiempo que no está fuera de mí misma sino en mi interior. Ese tiempo "suspendido" es el "momento oportuno", se alinean lo que soy con lo que hago.

Es curioso que necesite una pantalla para estar en sintonía conmigo misma. Hace algunos años me bastaba con una libreta, ahora necesito las palabras de otros, no me basta con las mías.

Son tiempos 2.0: necesito de la comunidad, necesito de la cooperación, de la inteligencia colectiva para sentirme aquí y ahora: CARPE DIEM