miércoles, 28 de septiembre de 2011

Aprendiendo del grupo: cuando más se aprende es enseñando

Desde hace dos semanas no hay día sin sesión de formación, no hay día sin nuevas miradas curiosas, sin nuevos oídos atentos a mis palabras y cada día también me sorprendo al ver cómo me manipula el grupo, cómo consigue cambiar el discurso que tenía preparado. Cómo percibo hasta el más mínimo rechazo o complacencia, cada gesto a favor o en contra que van guiando mi pensamiento y mis palabras.

Jamás explico lo mismo aunque me lo proponga, nunca me paro en la misma imagen, ni dedico el mismo tiempo a cada idea.

El grupo manda y ordena, late al unísono  como un sólo ente y transforma mis intenciones, modifica mis objetivos, cambia mis estrategias.

Retomo el control de mí misma lentamente e incorporados los deseos del grupo, navegamos por mares comunes...

martes, 20 de septiembre de 2011

Quién debe explicar lo que está pasando


Puedo entender cómo se sienten los representantes de comercio recorriendo las españas, en ese triste momento del ocaso y la vuelta al hotel para cenar en soledad una tortilla a la francesa, un poco de queso y una copa de vino.
Llego cansada: he caminado mis seis kilómetros preceptivos, bordeando un brillante y hermoso mar Atlántico en Riazor. He rodeado toda la península que comprende el centro de La Coruña y he disfrutado del paseo. Agotada, pero llena de olor a mar y con la piel fría por el aire marino, llego al calor de mi hotelito en Arteixo a pocos metros del imperio de Inditex y a 500 metros de "La Voz de Galicia" donde mañana comenzaré de nuevo con otro grupo de periodistas con una pluma magnífica, que asisten sorprendidos al fenómeno prosumer, a que cualquiera publique, utilizando la palabra "cualquiera" en el sentido más literal del término.

Decido cooperar con la calidad de un buen texto periodístico, un fino análisis de la realidad local, una afilada pluma como quedan pocas. Admirada y casi emocionada desde mi amor a la lengua escrita, me tomo este proyecto como un reto para "llenar el saco" (como decía uno de los asistentes a este primer grupo) de nuevos recursos para seguir demostrando que son los mejores explicando qué está pasando...
Seguiremos informando...

sábado, 10 de septiembre de 2011

Reinvertarse en la midlife: superar la madurescencia

La edad de la jubilación a los 65 se fijó en Europa en 1889 (Bismark), cuando la esperanza de vida era de 45 años.
Actualmente en España la esperanza de vida está en torno a los 83 y subiendo.


Actualmente el 16% de la población española es mayor de 64 años.


En el 2040 el 32% de la población tendrá más de 64 años.




Y analizando la pirámide de edades de una empresa española de más de 1000 empleados parece más que evidente el envejecimiento acelerado de las plantillas.


 Y analizando evolución de la pirámide de edad en España, es fácil deducir que nos enfrentamos a un futuro con muy pocos jóvenes y con vidas laborales en activo muy largas y sin creación de empleo y por lo tanto con un alto porcentaje de autoempleo colaborando con la empresa pero sin ser parte de su estructura.



Son cuatro datos que me hacen creer que el futuro de Europa está en manos de trabajadores y profesionales maduros, con mucha experiencia: Asesores, consultores, coaches, mentores, tutores, maestros, dinamizadores, investigadores, lideres, artistas,... China está reclutando talento en Europa 


No puedo imaginar una Europa dedicada en el futuro próximo a la industria manufacturera o a la industria pesada. Y me atrevo a decir que afortunadamente nos moveremos en el mundo de los servicios y el conocimiento. 


No puedo dejar de transcribir las palabras de Zygmunt Bauman  en el Congreso Europeo de la Cultura que se está celebrando en Polonia:


Bauman pidió a los asistentes que dejaran de ver la televisión durante los cuatro días del congreso para no contagiarse del pesimismo. También reclamó la herencia cultural europea como la mejor arma para salir de la crisis. Enlazando con el eje sobre el que Polonia ha articulado su presidencia, el de la diversidad, Bauman ció a Gadamer recordando que la diversidad es el mayor tesoro que Europa puede dar al mundo y a Steiner cuando asegura que el viejo continente morirá cuando deje de prestar atención a los detalles.


Y en el mismo sentido, Philippe Kern comenta:



"Hay que empezar a dejar de pensar en la cultura como en "una isla autónoma dentro del marco social", señalaba ayer en el mismo sentido el abogado y lobbista cultural Philippe Kern. "En estos momentos hay que situarla en el centro del discurso social y económico de la nueva sociedad", añadía, "y no solo porque actualmente la industria cultural proporciona millones de empleos y supone una parte importante del PIB, ni tampoco porque cuando China quiere desarrollar una economía creativa viene a Europa en busca de talento, sino porque aunque no nos demos cuenta, es nuestro principal recurso económico, como lo sería el petróleo para otros".
"Cuando hablamos de innovación", añadió, "pensamos que solo procede del campo de la tecnología, cuando en realidad es el campo de la tecnología el que bebe de las ideas y tendencias que surgen del campo de la cultura". "Hay que atraer artistas a las empresas, para que con su mirada ofrezcan alternativas", añadía. La cultura, además, tiene una dimensión añadida: crea solidaridad entre la gente y esto es lo que ahora necesita Europa."

Nuestro futuro personal está en la transmisión de nuestro conocimiento tácito acumulado a través de los siglos.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Historia de un cuadro familiar














Sorolla





Para mi hermano Rafael. Si quieres que alguien te oiga con el corazón, háblale con los ojos.




Todos tenemos una historia. Cada uno de nosotros tiene algo que contar. No somos más que una acumulación de experiencias, expectativas, sueños, un montón de historias: las que queremos contar, las que queremos ocultar, las que pensamos que nos describen, las que inventamos para ser mejores a los ojos de los demás y que acabamos creyendo porque nos hacen mejores...
Las que nos cuentan de nosotros mismos y no reconocemos. Las que soñamos, las que construimos en el aire, las que empiezan siendo apenas una chispa que prende una cerilla, que prende una vela, que acaba incendiando nuestra alma...


Todos somos historia. En la mirada de cada uno de nosotros se esconde ese secreto, ese misterio que nos define y que a veces nosotros ni siquiera intuimos, que los demás ven y nosotros daríamos lo que fuera por saber... ¿qué ve el otro? ¿qué es lo que está viendo el otro de mí? 


Cuando era muy pequeña me subía al taburete del cuarto de baño y hablaba con mi otro yo, la que estaba en el espejo. Le contaba fantaseando lo que había hecho durante el día, mentiras que me creía, que se creía Laura. Desde muy pequeña me ha gustado contar historias, fábulas, leyendas, sucedidos, misterios... Pero sobre todo me gusta que me cuenten historias, que yo paladeo, reconstruyo, y transformo más tarde.


Llevo mal el silencio. Cuando alguien esconde, cuando alguien calla, me inquieto. Prefiero la mentira, prefiero la fábula, la ensoñación... al silencio.