Reinvertarse en la midlife: superar la madurescencia

La edad de la jubilación a los 65 se fijó en Europa en 1889 (Bismark), cuando la esperanza de vida era de 45 años.
Actualmente en España la esperanza de vida está en torno a los 83 y subiendo.


Actualmente el 16% de la población española es mayor de 64 años.


En el 2040 el 32% de la población tendrá más de 64 años.




Y analizando la pirámide de edades de una empresa española de más de 1000 empleados parece más que evidente el envejecimiento acelerado de las plantillas.


 Y analizando evolución de la pirámide de edad en España, es fácil deducir que nos enfrentamos a un futuro con muy pocos jóvenes y con vidas laborales en activo muy largas y sin creación de empleo y por lo tanto con un alto porcentaje de autoempleo colaborando con la empresa pero sin ser parte de su estructura.



Son cuatro datos que me hacen creer que el futuro de Europa está en manos de trabajadores y profesionales maduros, con mucha experiencia: Asesores, consultores, coaches, mentores, tutores, maestros, dinamizadores, investigadores, lideres, artistas,... China está reclutando talento en Europa 


No puedo imaginar una Europa dedicada en el futuro próximo a la industria manufacturera o a la industria pesada. Y me atrevo a decir que afortunadamente nos moveremos en el mundo de los servicios y el conocimiento. 


No puedo dejar de transcribir las palabras de Zygmunt Bauman  en el Congreso Europeo de la Cultura que se está celebrando en Polonia:


Bauman pidió a los asistentes que dejaran de ver la televisión durante los cuatro días del congreso para no contagiarse del pesimismo. También reclamó la herencia cultural europea como la mejor arma para salir de la crisis. Enlazando con el eje sobre el que Polonia ha articulado su presidencia, el de la diversidad, Bauman ció a Gadamer recordando que la diversidad es el mayor tesoro que Europa puede dar al mundo y a Steiner cuando asegura que el viejo continente morirá cuando deje de prestar atención a los detalles.


Y en el mismo sentido, Philippe Kern comenta:



"Hay que empezar a dejar de pensar en la cultura como en "una isla autónoma dentro del marco social", señalaba ayer en el mismo sentido el abogado y lobbista cultural Philippe Kern. "En estos momentos hay que situarla en el centro del discurso social y económico de la nueva sociedad", añadía, "y no solo porque actualmente la industria cultural proporciona millones de empleos y supone una parte importante del PIB, ni tampoco porque cuando China quiere desarrollar una economía creativa viene a Europa en busca de talento, sino porque aunque no nos demos cuenta, es nuestro principal recurso económico, como lo sería el petróleo para otros".
"Cuando hablamos de innovación", añadió, "pensamos que solo procede del campo de la tecnología, cuando en realidad es el campo de la tecnología el que bebe de las ideas y tendencias que surgen del campo de la cultura". "Hay que atraer artistas a las empresas, para que con su mirada ofrezcan alternativas", añadía. La cultura, además, tiene una dimensión añadida: crea solidaridad entre la gente y esto es lo que ahora necesita Europa."

Nuestro futuro personal está en la transmisión de nuestro conocimiento tácito acumulado a través de los siglos.

Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.