Como Sísifo en domingo

Fin de semana de volver a subir la piedra, como Sísifo,  volver a revisar, repasar, reconvertir, reenfocar, replantear.... y vuelta a empezar...


No puedes soltar la piedra..., te aplastaría, siempre hacia arriba hasta que la piedra caiga por el lado opuesto de la montaña y vuelta a empezar.


Sola, oyendo a lo lejos las voces que al pie de la montaña te jalean o dudan de que puedas llegar a la cumbre, que de todo hay.


Sin ver qué hay más adelante y ya se sabe que la imaginación todo lo aumenta y deforma...


Añorando el camino llano de la certeza mientras te ahogas en las arenas movedizas de la incertidumbre.


Estoy acostumbrada a empujar la piedra, si me la quitaran de entre las manos creo que desconcertada buscaría una nueva piedra que empujar.


¿Cuando empezará de verdad la primavera? Ya tarda.

Comentarios

  1. Tú eres capaz de empujar piedras pesadas y plumas ligeras; tienes fuerza y sensibilidad a la vez, como la primavera que ya apunta

    ResponderEliminar
  2. Más adelante está lo que buscas, la felicidad está en el camino que recorres, a veces la subida se empina demasiado, es temporal. abrazo doble.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares