miércoles, 6 de marzo de 2013

Congreso Social Learning - EXPOELEARNING 2013 - De Maestro a Curator



                              

(Guión de la intervención)
Quiero comenzar con la citadísima frase de Alvin Tofflerporque creo que lo que ha cambiado radicalmente es la forma en la que aprendemos desde la irrupción de Internet en nuestras vidas:
"Los analfabetos del siglo XXI no serán los que no sepan leer y escribir, sino ...los que no puedan aprender, desaprender y reaprender. Un analfabeto será el que no sepa dónde ir a buscar la información que requiere en un momento dado para resolver un problema concreto. La persona formada no lo será a base de conocimientos inamovibles que posea en su mente, sino en función de sus capacidades para conocer lo que precise en cada momento". Alvin Toffler
Esta afirmación supone principalmente que la responsabilidad del aprendizaje se está desplazando desde la organización hacia el individuo, que cada uno de nosotros somos los responsables de nuestro desarrollo profesional, nuestra permanente actualización y de mantener nuestra empleabilidad. Y eso supone, por lo tanto, que el papel de organismos de formación, departamentos de recursos humanos y formadores está cambiando aceleradamente.
Como indica el modelo pedagógico de la EOI El aprendizaje a lo largo de la vida requiere la transformación de los centros y universidades de aprendizaje en plataformas de encuentro, espacios facilitadores y dispensadores de servicios.
Aprender es compartir. El aprendizaje colectivo enriquece las visiones de la realidad.  EOI
Y lo mismo sucede con la función docente:
Imaginemos que hace un siglo hubiésemos congelado a un cirujano y a un maestro y ahora les volviéramos de nuevo a la vida. El cirujano entraría en la sala de operaciones y no reconocería ni el lugar ni los objetos y se sentiría totalmente incapacitado para actuar. ¿Qué pasaría con el maestro? El profesor reconocería el espacio como una clase y todavía encontraría una tiza y una pizarra con la cual empezar a enseñar". Papert 1996
El papel del nuevo docente se centra en actuar como guía e instrumento del aprendizaje significativo a través de la red. El formador se convierte en gestor de la formación y su labor se centra en ayudar a construir conocimiento en red.
Nuestra función como formadores 2.0 es conseguir que todos los participantes de una sesión de formación se conviertan en maestros, aporten su conocimiento, sus buenas prácticas y su experiencia, para entre todos construir la "inteligencia colectiva" que se crea en entornos colaborativos.

Y nuestra función como formadores es recoger todo ese conocimiento y devolvérselo al grupo en forma de material co-creado, de maestros a disc-jockeys, mezcladores y reintepretadores de ese conocimiento individual.



­­
Nuestra manera de aprender ha cambiado, Internet ha modificado nuestra forma de gestionar la información para transformarla en conocimiento y en las sesiones de formación presencial tenemos a menudo la sensación de que ya hemos oído eso antes, que el formador no pasará de la introducción, de que poco tiene que ver lo que se cuenta con nuestra realidad laboral cotidiana, que falta tiempo (dure lo que dure el curso) para abordar en profundidad la problemática de la que se habla.
Generalmente y salvo honrosas excepciones, la lectura de powerpoints, los monólogos inacabables, incluso las simulaciones en aula, impacientan a los asistentes a la sesión que pueden ver tranquilamente en su lugar de trabajo o en su casa, al mejor especialista del mundo, de la materia que sea, en una brillante charla en TED.com que además no dura más de 20 minutos.

Y únicamente salimos satisfechos de una sesión presencial cuando el ponente es un orador extraordinario, que además de dominar la materia de la que habla, nos emociona y nos empuja a la acción.


Y es que han cambiado las reglas del juego y en una sesión presencial debemos ahora partir de la premisa de que el conocimiento está en los participantes y el rol del formador es convertir a todos los asistentes en  maestros, en formadores, para que el conocimiento emerja y se distribuya a través de la conversación como sucede en las redes sociales.


Y para poder llevar a cabo este rol de "disc-jockey", de gestor de la inteligencia colectiva, es necesario desarrollar competencias y habilidades que llamaremos 2.0:


Destrezas para la creación de materiales interactivos, capacidad de comunicación multimedia y docencia en entornos virtuales, serían las habilidades básicas de un formador 2.0. Espíritu "Wiki" que estimula el trabajo colaborativo y la cocreación, o dicho en palabras de Amalio Rey“espíritu-wiki” para resaltar la agilidad, naturaleza informal, creatividad y sentido colectivo que caracteriza a las wikis, y que debe inspirar a los nuevos estrategas de la innovación...

No estoy hablando de e-learning sino de incorporar metodologías y recursos digitales a las sesiones presenciales modificando radicalmente el rol formador que provoca el protagonismo de los profesionales asistentes y escoge para sí el papel de "curator": Intermediario del conocimiento, como lo define Dolors Reig.

Finalmente y como propone Escuela20.com:



1 - Crear y editar audio digital

2 - Utilizar marcadores sociales para compartir los recursos con/entre los estudiantes

3 - Usar blogs y wikis para generar plataformas de aprendizaje en línea dirigdas a sus estudiantes

4 - Aprovechar las imágenes digitales para su uso en el aula

5 - Usar contenidos contenidos audiovisuales y  vídeos para involucrar a los estudiantes

6 - Utilizar infografías para estimular visualmente a los estudiantes

7 - Utilizar las redes sociales para conectarse con colegas y crecer profesionalmente

8 - Crear y entregar presentaciones y sesiones de capacitación

9 - Compilar un e-portafolio para su autodesarrollo

10 - Tener un conocimiento sobre seguridad online

11 - Ser capaz de detectar el plagio en los trabajos de sus estudiantes

12 - Crear videos con capturas de pantalla y vídeo-tutoriales

13 - Recopilar contenido Web apto para el aprendizaje en el aula

14 - Usar y proporcionar a los estudiantes las herramientas de gestión de tareas necesarias para organizar su trabajo y planificar su aprendizaje de forma óptima

15 - Conocer el software de votación: se puede utilizar, por ejemplo, para crear una encuesta en tiempo real en la clase

16 - Entender las cuestiones relacionadas con derechos de autor y uso honesto de los materiales.

17 - Aprovechar los juegos de ordenador y videoconsola con fines pedagógicos

18 - Utilizar  herramientas digitales para crear cuestionarios de evaluación

19 - Uso de herramientas de colaboración para la construcción y edición de textos

20 - Encontrar y evaluar el contenido web

21 - Usar dispositivos móviles (p.ej., tablets o smartphones)

22 - Identificar recursos didácticos online seguros para los estudiantes.

23 - Utilizar las herramientas digitales para gestionar el tiempo adecuadamente

24 - Conocer el uso de Youtube y sus potencialidades dentro del aula

25 - Usar herramientas de anotación y compartir ese contenido con sus alumnas y alumnos 

26 - Compartir las páginas web y las fuentes de los recursos que ha expuesto en clase

27 - Usar organizadores gráficos, online e imprimibles

28 - Usar notas adhesivas (post-it) en línea para captar ideas interesantes

29 - Usar herramientas para crear y compartir tutoriales con la grabación fílmica de capturas de pantalla

30 - Aprovechar las herramientas de trabajo online en grupo/en equipo que utilizan mensajería

31 - Buscar eficazmente en internet empleando el mínimo tiempo posible
32 - Llevar a cabo un trabajo de investigación utilizando herramientas digitales

33 - Usar  herramientas para compartir archivos y documentos con los estudiantes.












  Webinario


En conclusión el “nuevo” formador debe pasar el papel protagonista del acto formativo al profesional que de forma colaborativa junto con los demás participantes debe construir el conocimiento necesario para abordar problemas nuevos en tiempos de incertidumbre.