martes, 5 de marzo de 2013

A vueltas con los Golden Workers en tiempos de reinvención

De nuevo la madurescencia

El pasado 27 de febrero participé en una interesantísima sesión de benchmarking en AEDIPE CATALUNYA sobre la vida laboral más allá de los 45, lo que ha venido a llamarse "seniority". Mucho se habló de las dificultades de la generación del "babyboom" en esta revolución que estamos viviendo, en la que se está transformando el modelo productivo y laboral.

Un "senior" que lleva en el mismo puesto de trabajo más de 20 años, tiene por delante seguramente una vida laboral de 20 años productivos más, y eso supone que, en breve, las empresas y organizaciones  dispondrán de plantillas maduras (ya que llevamos más de 3 años sin apenas contratación y eso supone un envejecimiento acelerado de las plantillas) que exigirán nuevas políticas de Recursos Humanos y nuevas definiciones de los puestos de trabajo y sus funciones. Para no hablar de los parados mayores de 45 años abocados a la emprendeduría forzosa ya que parece imposible su reincorporación a una empresa.

Os adjunto la nota resumen de la sesión que aparece en la página de AEDIPE:

Aedipe Catalunya/RSE en Positivo Sesión de Benchmarking

Madurescencia y seniorityEl valor que aporta el seniority ¿genera beneficios?

El pasado día 27 de febrero se ha celebrado la sesión de benchmarking que periódicamente lleva a cabo la Comisión de RSE de Aedipe Catalunya. Se ha analizado la situación de los mayores de 45 años, tanto los que trabajan como los que están en situación de búsqueda de empleo.

Se ha reflexionado sobre el Cambio Paradigmático que se vive en el interior de la organizaciones y las consecuencias que ello conlleva en el ámbito de la contratación: outsourcing, temporalidad, coexistencia de varias generaciones, etc. La políticas de RRHH deberían contemplar la “empleabilidad” futura de sus trabajadores y un mejor aprovechamiento de la potencialidad de cada uno de ellos, basándose en una comunicación franca en la que se transmita confianza hacia las personas con más experiencia y se les despierte su espíritu crítico.

No debe olvidarse tampoco el enriquecimiento e intercambio de saber que puede producirse entre las personas jóvenes y las de más experiencia.

Las personas con más experiencia que se encuentran en situación de búsqueda de empleo, deberían tomar conciencia de que los nuevos empleos no serán ya los tradicionales, y por tanto tendrán que reinventarse. Su forma de trabajar ya no será la que han tenido.

En este contexto, desde las instituciones y desde Aedipe Catalunya, se debería hacer una reflexión para dilucidar qué apoyo real y operativo podría darse a este colectivo.El reinventarse implica un fuerte conocimiento de uno mismo y un cambio profundo de actitud. La formación clásica, por sí sola, ya no sirve en este contexto.

La sesión ha sido rica por las aportaciones de todos los profesionales de RRHH que han asistido a la misma, y animada por nuestros invitados expertos Roberto Pérez Marijuán, Amadeu Ripoll y Laura Rosillo.



Hoy yo quiero volver a reflexionar, como he hecho tantas otras veces, sobre la oportunidad de reinvención que la nueva realidad demográfica, económica y social nos brinda a los "golden workers".

¿Tienes más de 45 años?
¿Sientes poca seguridad laboral?
¿Estás aburrido de tu trabajo y sientes que podrías hacer otra cosa?
¿Te estás redefiniendo, reconvirtiendo, reinventando?
¿Estás buscando cómo dar sentido a tu vida en tu comunidad?
¿Sabes que es probable que vivas más allá de los 90 años?
¿No sabes cómo conseguir independencia financiera de cara a la jubilación?
¿Tienes sobre tus espaldas el cuidado de tus padres y de tus hijos?
¿Estás buscando compañerismo e intimidad en tu paraja? ¿En una pareja nueva?

Estás atravesando la MADURESCENCIA

Como en la adolescencia, en algún momento entre los 45 y los 65, o sea en la "madurescencia", se producirá un cambio físico, un conflicto interior, una agitación constante, una impulsividad incontrolada. Una nueva rebeldía que debemos canalizar en nuestro favor.

Es el tiempo para pasar a un estilo de vida más simple. Tiempo para alimentar nuestro espíritu y concentrarse en lo que nos sucede internamente. Es tiempo de mirar hacia atrás, hacia todas las diferentes etapas de nuestra vida, para saber hacia dónde vamos, cuál es nuestra "diferencia sustancial" y dirigir nuestros actos desde esa "diferencia" hacia la mejora del mundo que nos rodea.

En esa transición que es la madurescencia, podemos ser una repetición de nosotros mismos o puede ser el momento de descubrir algo nuevo y diferente.

Es el momento de mejorar el mundo. En los hombres puede suponer pasar de dedicar toda la energía a la competencia y la conquista sexual a la búsqueda de la intimidad emocional, al desarrollo de la confianza y el compañerismo en su comunidad. En las mujeres, además, salir de la edad fértil, puede suponer el incrementar su energía asertiva, su fuerza creadora. Ambos han adquirido las habilidades, sabiduría y experiencia para aportarlas a la sociedad  participando en proyectos y acciones socialmente responsables.
sabiduría en la madurescencia