domingo, 9 de marzo de 2014

¿Qué será lo próximo...? En permanente estado BETA: Cuando los adultos siguen creciendo.

Madurescencia: cuando los adultos siguen creciendo.

Para ganar conocimiento, agrega algo todos los días; para ganar sabiduría, elimina algo todos los días. Lao Tse.


Veo mi vida hasta aquí como una serie de transiciones: He pasado de ser cuidada y protegida por mis padres a ser yo su cuidadora; de trabajar para otros como empleada a ser autónoma, dueña de mi trabajo; de vivir en pareja, felizmente casada, a picotear aquí y allá afectos y pasiones; de profesora de lengua a aprendiza de casi todo... He pasado por varios oficios, varios hogares, varias ciudades... sólo los amigos han permanecido y el mayor dolor hasta ahora ha sido la pérdida de algunos de ellos.

Citando a Jeff Bezos (Amazon): "Old is Cool, Too", ahora puedo mirar a mi alrededor con perspectiva. La experiencia acumulada, las devastadoras pérdidas que he sufrido, me han hecho descubrir cómo seguir adelante.

Y en todos los casos hay que moverse, avanzar y abrazar los cambios por venir. Y cada nueva etapa requiere de nuevas conexiones, recursos y oportunidades.

Crear nuevas redes que nos inspiren y apoyen para seguir desarrollando nuestro aprendizaje y nuestra participación social.

Dice Juan Enríquez que estamos transitando de "homo sapiens" a "homo evolutis", una nueva clase de hombre que surge de las cenizas de la humanidad actual. Toda una promesa...



En transición permanente, en estado Beta... En cada nueva etapa he sentido que volvía a nacer, las he vivido como nacimientos, mejor dicho "renacimientos", resurgimientos a una vida mejor.

Y en esta nueva transición, la madurescencia,  me siento de nuevo como el niño que da sus primeros pasos o el adolescente su primer beso.

"Hay novelas que aun sin ser largas no logran comenzar de verdad hasta la página 50 o la 60. A algunas vidas les sucede lo mismo. Por eso no me he matado antes, señor juez." Carta del enamorado, microrrelato de Juan José Millás, vía Isabel Garzo en Yorokobu.

Aprender las nuevas reglas del juego en este mundo líquido, mantener intacta la curiosidad de la niña que fui, aprender de nuevo a mirar y a discernir..., el conocimiento es el juego de los adultos, como dice Francisco Mora.

Cada semana que comienza estrena el mundo y estreno peldaño de esta escalera hacia mi mejor yo.

Me rodeo de los mejores, busco el contagio y la maestría y huyo de las personas tóxicas, de las empresas tóxicas, de los ambientes tóxicos.

Y en domingo ordeno mis cosas, me quito de encima el lastre de los momentos perdidos y ligera de equipaje... reinicio el camino.