Transhumanismo: Human Intelligence Task


Todo tiempo pasado fue peor

Amenazan con sustituirnos por robots y, sin embargo, creo que nunca estuvimos profesionalmente mejor, con más posibilidades de huir de la rutina, de la repetición hasta el hartazgo de una tarea mecánica, que mina nuestra creatividad y nuestra alegría, hasta convertirnos en pseudo-máquinas sin alma.

Si hace 100 años el 70% de los españoles vivía del campo, ese 70% de humanos y sus animales, ha sido sustituido por máquinas.

Los que cultivaban la tierra pasaron en su mayoría a engrosar las cadenas de producción de las fábricas y las mesas administrativas de las oficinas.

Y cualquiera de nosotros se dedica hoy a tareas que un agricultor del siglo XX no hubiera ni siquiera imaginado.

Y en breve, la mayor parte de nuestras ocupaciones actuales será realizada por máquinas, por robots. No es la primera vez que la tecnología transforma el mercado laboral, ni será la última. 

Al repartidor de carbón le sustituyó el repartidor de butano y a éste el técnico de la compañía del gas... 




Adoramos la imperfección de la artesanía manual, sentimos las manos y la emoción humanas en ese tejido, ese cuenco, esa lámpara... llenos de irregularidades y, sin embargo, únicos, irrepetibles.

Pasaremos de picar piedra o perforar la tierra, soldar metales, ensamblar piezas... a dar instrucciones a grandes robots.

De introducir datos en el ordenador, a gestionar grandes datos buscando un nuevo sentido a su análisis.

De repetir tediosas tareas administrativas, a imaginar nuevas tareas que puedan ser asumidas por las máquinas.
Y muchas de las nuevas ocupaciones tendrán aparecerán gracias a las máquinas, a los robots.


Nuestra retribución tendrá que ver con lo bien que trabajemos con robots.


Así que no se trata de una competición, la batalla no se desarrolla contra las máquinas porque esa batalla la tendríamos perdida. Se trata de trabajar con las máquinas.

Que los hombres no hagan lo que puede hacer una máquina. "La máquina la hace el hombre y es lo que el hombre hace con ella", citando a Jorge Drexler.

Empatía, creatividad, juicio y pensamiento crítico seguirán seguramente siendo durante muchos años patrimonio de los seres humanos. Todavía no tenemos ni idea de cómo hacer que las máquinas desarrollen la creatividad, la capacidad de innovación, la curiosidad y la investigación, el arte y la ciencia, el entretenimiento y el cuidado de los demás y creo sinceramente que tardaremos décadas en desarrollar "máquinas espirituales".

Sin embargo, muchos vaticinan que los robots eliminarán la necesidad de trabajar de la gente y que así podremos centrarnos en lo que realmente nos hace humanos. El temor que me asalta es que, después de tantos siglos trabajando a cambio de dinero, descubramos que lo que nos hace realmente humanos, lo que nos diferencia de animales y máquinas es precisamente el trabajo.

No tenemos ni idea de cuáles serán las empresas, industrias y empleos del futuro. Pero si los robots nos sustituyen en muchas de las cosas que hacemos hoy en día, muchas otras cosas aparecerán que será posible hacer gracias a las máquinas.

En todo caso parece inaugurarse una nueva época en la que hombre y máquina extrañamente fusionados nos permita dar un nuevo paso en la evolución, una época transhumana o de humanidad expandida.

¡Larga vida a la creatividad humana!


Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.