Golden Workers y Silver Economy: más sobre la revolución madurescente.


En los próximos 8 años el tramo de edad predominante en la población en edad de trabajar será el que va de los 50 a los 67 años. Angel Cervantes 


Si miras con atención a tu alrededor verás como el mercado está girando lentamente hacia el consumidor maduro: desde películas que retratan desencantados seniors que deciden cambiar de vida e irse a vivir juntos al campo o aun exótico (y barato) país, hasta la ingente cantidad de apps que están apareciendo para monitorizar nuestras constantes vitales, desde la irrupción de la alimentación antiaging (consolidados ya los productos bio, eco...), hasta nuevas formas de turismo asociado a la edad, o las fotos de viejas glorias de Hollywood que parecen poseer el elixir de la eterna juventud o emprendedores que reinician su vida profesional aprendiendo un nuevo oficio y poniendo en marcha una empresa pasados los 50. 



La llamada Silver Economy despega como un cohete y ofrece un sinfín de nuevos productos y servicios que aparecen en paralelo al desarrollo de la Economía Colaborativa y la transformación radical del mercado de trabajo a causa de la robotización de miles de puestos de trabajo, en un mercado de trabajadores del conocimiento y quiero pensar que también de trabajadores "experimentados".

Está cambiando la percepción de la edad y qué consideramos juventud, madurez, ancianidad. Tiene que ver con el continuo incremento de la esperanza de vida, con los avances en la medicina que nos permiten mantenernos saludables mucho más tiempo que hace una décadas, pero también con el descenso de la natalidad y de  los índices de fertilidad. Hay menos jóvenes y la fuerza de consumo se está trasladando hacia los profesionales maduros.

Y es que somos un colectivo que crece sin parar, los trabajadores senior (45-64) somos ya en España alrededor del 30% de la población
Ahí van algunas cifras para que veamos la realidad ante la que nos encontramos y con los mimbres con los que tendremos que trabajar:




No me gusta llenar de cifras un post, pero si revisamos las que preceden estas líneas, veremos que todo lo anuncia, nuestra sociedad envejece y al parecer los únicos que no se dan por enterados son las empresas y sus departamentos de Recursos Humanos. 

Y no se trata de un problema que nos afecte a largo plazo; como vemos en las cifras, el envejecimiento de las plantillas es una realidad presente, que obliga a los responsables de la gestión de personas a dar importancia a las personas con experiencia en la empresa. Es urgente ya, buscar sistemas y herramientas para que estos profesionales puedan compartir su conocimiento, puedan hacer crecer su aportación a la empresa potenciando su permanente actualización y aprendizaje, puedan mantener su salud y bienestar por más tiempo, si tenemos en cuenta que por la crisis demográfica descrita la edad de jubilación deberá retrasarse sin duda.

Entradas populares de este blog

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

La nueva madurez generativa: soy bimillenial, comparto y comprendo dos eras.