viernes, 24 de julio de 2015

Los trabajadores senior como agentes de cambio (Age Management)


Aprovechando que empieza a ralentizarse el ritmo de trabajo en esta abrasadora segunda quincena del mes de julio, aprovecho para leer aquellos artículos sobre "la Gestión de la Edad" que por su profundidad o extensión he ido aparcando para momentos como este.

Hoy le ha tocado a: Envejecimiento exitoso en el trabajo: el papel activo de los empleados de Dorien Tam Kooij en la revista sobre Trabajo, Envejecimiento y Jubilación de Oxford University Press.

El artículo, cuya lectura recomiendo, me sugiere las siguientes líneas:

Asociamos aprendizaje a juventud y, sin embargo, si pensamos en empresas con medias de edad elevadas, el colectivo que necesita urgentemente actualizar sus conocimientos y prácticas, ante la grandiosa transformación del mercado que ha traído la sociedad de la información, es el colectivo de Golden Workers. 

Mantenerse actualizado supone encontrar el equilibrio entre las propias capacidades y las exigencias del trabajo. Y de la misma manera que exigimos a las personas una continua adaptación a las nuevas necesidades del mercado, deberíamos repensar el diseño de los puestos de trabajo en consonancia con las características de los miembros que conforman nuestro equipo, en busca de la mejora continua que pasa por ajustar continuamente la relación persona/trabajo. 

A eso se refieren tantos autores cuando hablan de pasar de estructuras organizativas piramidales a estructuras en red y de puestos de trabajo definidos como posiciones inamovibles, al trabajo por proyectos de duración concreta que permite un cambio de rol y funciones de cada profesional.

Otros expertos afirman que capacidad y habilidades no disminuyen con la edad, pero sí que aumentan las diferencias individuales (preferencias, aversiones, actitudes, inclinaciones) lo que hace difícil diseñar posiciones estándar para empleados maduros.

En este sentido, para asegurar un buen ajuste persona/puesto de trabajo, para garantizar la permanente adaptabilidad del profesional maduro a la realidad cambiante, es necesario incrementar su autonomía y responsabilidad, es necesario estimular su proactividad, su iniciativa en el lugar de trabajo.

Los cambios relacionados con la edad desplazan el foco del profesional del esfuerzo por la promoción, al esfuerzo por el mantenimiento y eso significa que su proactividad puede dirigirse hacia la delegación, cooperación, colaboración, ayuda...

Si equiparamos envejecimiento de las plantillas con deterioro y pérdida estaremos hablando en breve de empresas débiles. Hacer buen uso del incremento de la esperanza de vida tiene que ver con distribuir de forma diferente las cargas sociales.

La generación de entre 30 y 50 años está formando una familia, desarrollando su carrera profesional y tal vez cuidando de sus padres mayores. Los Golden Workers +50, en muchos casos, disponen de mayor flexibilidad horaria y de una liberación de cargas que podría traducirse en trasladar a la empresa el "cuidado" de la carrera profesional de los más jóvenes en forma de mentoring, formación, representación corporativa, etc.

También se asocia a los profesionales maduros con la necesidad de participar activamente en actividades asistenciales del tipo que sean, de ayuda a los demás como formadores, tutores o mentores o incluso "cuidadores" de colectivos dependientes.

Los trabajadores de edad trabajan diferente, no peor. Pueden cometer pequeños errores, pero no cometerán grandes errores, tal vez no aporten nuevas ideas pero tienen mucha experiencia sobre como implementar nuevas ideas.

Y aunque el mercado sólo vea a los trabajadores de +50 como consumidores, un enorme potencial de crecimiento se abre para las empresas si se beneficiaran de la capacidad productora de los trabajadores experimentados.

Grado de responsabilidad sobre las tareas, formación y desarrollo de habilidades, horario y ubicación ideales y libertad financiera, son los cuatro pilares sobre los que Recursos Humanos debe empezar a trabajar con los trabajadores senior para conseguir revitalizar su compromiso con la empresa y transformarlos así en los más activos agentes de cambio de la organización.