Construyendo relaciones poderosas

Hacía mucho tiempo que no disfrutaba de un domingo-domingo: paseo por el campo, comida a la brasa y charla relajada con las amigas.

De hecho, el fin de semana ha sido redondo.

El sábado empezó en el WTC de Barcelona, el sol y el mar entrando a raudales por todos los ventanales, viendo salir a los veleros, casi en la proa de un barco.... La sesión la había convocado mi admirado Joan Quintana y el título prometía: "Construyendo relaciones poderosas" http://www.coachingrelacional.com/
Cálida mañana que me ha hecho recordar que soy un ser con historia aunque reinvente cada día mi pasado en función de mi presente y que lo importante es cómo narramos lo que recordamos más que el recuerdo en sí.
Intensa mañana dedicada a mí misma que me hace caer en la cuenta de que es más fácil ofrecer que pedir y reconocer que escuchar y de la que salgo con una cálida sensación de que he aprendido a quererme y aceptarme un pelín, lo que a estas alturas de la peli está pero que muy bien.
El sábado me preparó a fondo para un domingo perfecto:
Dos horas paseando por el campo en un día tibio, con algo de niebla. En un punto determinado, si giro 360º, puedo ver el Montseny, Montserrat, Collcerola y la torre del Moro en la sierra prelitoral tras la que se intuye el mar: Impresionante.
Comemos en Cánoves junto a una inmensa chimenea donde se asan sobre enormes parrillas cordero, conejo, butifarra... y rodeadas por unos cuantos ciclistas domingueros enfundados en maillots surrealistas. Feria de Navidad en Cardedeu y charla intensa en el café... ¡Qué más se puede pedir!

Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.