GIG, sin empleo, con trabajo: El futuro de los seniors madurescentes, la colonización digital

Comienzo una vacaciones extrañísimas, las primeras como jefa de mí misma, repartida entre el descanso y la producción, reelaborando materiales para las sesiones que ya tengo comprometidas para septiembre y pensando en nuevas formas de desarrollar competencias digitales en madurescentes de mi generación.

Pienso en la mayoría de los participantes en mis sesiones sobre habilidades digitales, madurescentes en plena crisis de la midlife, que se acercan a las redes sociales con el temor del que ha tenido un arduo, dificultoso aprendizaje a lo largo de tantos años del uso de las herramientas informáticas y de internet.

Aprendimos a usar el ratón, en un esfuerzo psicomotriz importante para coordinar mano/vista en el mínimo espacio y no salirnos de la mesa... para no salirnos de la pantalla... para...

Aprendimos a desplazarnos por el scroll de la pantalla en lugar de pasar página.

Pasamos de la lectura de textos sobre papel a los buscadores electrónicos de información: 
José Antonio Vergara
Si hasta hace dos días nos acercábamos al texto preguntándonos cuál era la intención del autor, qué podíamos aprender con su lectura. Si en un libro sólo podíamos buscar en su índice y principio y fin vienen delimitados por el autor y la información está ordenada y estructurada..., la lectura electrónica alteró todos nuestros hábitos lectores:

El navegante debe pensar primero qué buscar y luego seleccionar cuál de los "sitios" que se le ofrecen puede ser relevante para él. Debe evaluar y sintetizar la información con rapidez y chequear la confiabilidad y veracidad del "sitio"... Desaprender al fin y al cabo.
Nielsen

Nielsen

Tropiezo con Jakob Nielsen y sus investigaciones sobre cómo leemos una página web en las que después de grabar el movimiento ocular de un montón de usuarios, llegó a la conclusión de que leemos conformando una F, o sea, que no leemos ni siquiera una mínima parte de los textos de una página web, sino que realizamos un rápido barrido visual buscando elementos que llamen nuestra atención y que suelen ser links que nos empujan a navegar sin rumbo, ni destino por internet y saltar de web en web, de link en link...

Así que no sólo hay que aprender de nuevo a "leer" en la web, también hay que revisar la forma en la que escribimos ya que esa lectura en F nos obligará a invertir los principios de una buena redacción:

Las conclusiones tienen que escribirse al principio, debemos usar menos del 50% del texto que utilizaríamos en una publicación escrita, resaltar con negrita, cambios de color, tamaños de letra diferentes..., los conceptos principales. Titular los párrafos e intercalar breves resúmenes resaltados o graficados.

Enfin, nuevas reglas de juego para nuevas formas de comunicar y todo eso sin añadir que el lenguaje de las redes debe ser más coloquial ("casual") que el de los textos editados porque tiene que causar efecto de proximidad para interesar al lector...

Y eso sólo es una pequeña parte de la ineludible reinvención personal que nos espera a todos los "senior", del obligado proceso de reciclaje y aprendizaje continuo que caracterizará nuestra "midlife". Porque además de las nuevas competencias que tendremos que ir incorporando, está cambiando el modelo de sociedad, de economía, de relaciones laborales... estamos en pleno cambio de era.(!)


José Manuel Casado
 En este blog he hablado muchas veces de la revolución laboral que estamos viviendo todos, pero especialmente los trabajadores de mi generación que por razones de precio, crisis personal y desprestigio de la madurez frente a la juventud (según la CECA en su último estudio sobre la igualdad de oportunidades se produce mayor discriminación laboral  por la edad que por el sexo), nos salimos del sistema cada vez en mayor número y frecuencia.

Hace ya tiempo que se viene hablando de la desaparición del puesto de trabajo para toda la vida y de la vuelta (tal normal hasta la revolución industrial) del trabajo por cuenta propia. Y en esta tropiezo con el concepto GIGONOMICS a través de un artículo de José Manuel Casado que anuncia esta evolución del mercado laboral hacia relaciones temporales: las empresas contratan freelances en proyectos Gig, trabajos a tiempo parcial o de duración limitada, al reducirse los presupuestos corporativos e incrementarse el outsourcing para abaratar los costes.

Cada trabajador es un GIG, un profesional que colabora a corto plazo con empresas mediante contratos para hacer proyectos concretos.
El profesional es el dueño de sí mismo y la empresa tiene mayor flexibilidad para disponer de talento especializado para iniciativas concretas.

Los profesionales no se comprometen con una marca, sino con un proyecto y esto supone el decaimiento de la lealtad a la empresa.

Finalmente os adjunto  el resumen de José Manuel Casado sobre las características del profesional GIG.


Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.