Mi Navidad: recomenzar



Nunca me ha gustado la Navidad y este año menos que nunca. A una semana y con ganas de que todo pase de una santa vez y llegue el 2012 y con el año, nuevos proyectos, nuevas ilusiones, nuevas amistades. Aprovecharemos estas dos semanas para rehacernos.
Estoy cansada... Llegué ayer de Málaga poniendo punto y final a mi año laboral y como si tuviera un resorte interno, algo se aflojó en mi interior, cayeron todas las protecciones y pasé el jueves arrastrándome por el pasillo de mi casa, como si hubiera hecho dos maratones, rota, agotada.
Es sorprendente, aguantamos hasta el límite, hasta el último minuto necesario, apretamos la mandíbula, cerramos los puños y tiramos millas, hasta el final del proyecto. En el minuto siguiente, el cuerpo se relaja, se afloja y parece que se rompe.
Hoy, después de dormir nueve horas parece que sólo hay futuro... todo recomienza.

Entradas populares de este blog

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.