El bueno, el malo y el feo: Linkedin, Facebook y Twitter en RRHH


Prejuicios sobre el uso de Redes Sociales en Departamentos de Recursos Humanos


Primera fantasía: Linkedin resolverá la mayor parte de mis problemas
Tendré información fidedigna sobre los empleados de mi compañía y sobre los candidatos a un puesto de trabajo. Veré con quién se relacionan y en qué son especialistas de verdad. 
Conoceré a fondo a mis proveedores y partners y contrastaré para quién trabajan. 
Encontraré el candidato perfecto para esa posición tan especializada rápidamente y me será muy fácil ponerme en contacto con él y convencerle para que deje su actual puesto de trabajo y se venga a mi empresa.
Podré escoger de entre cientos de candidatos el que más nos convenga analizando su actividad en Linkedin...

Segunda fantasía: En Facebook candidatos y empleados muestran lo peor de sí mismos:
Podré analizar los hábitos cotidianos de los empleados de mi empresa.
Encontraré todas las críticas, y comentarios negativos que hacen sobre la empresa y sus managers.
Tendré acceso a fotos en los que se muestran en actitudes comprometidas.
Veré con quién se relacionan y de qué hablan.

Tercera fantasía: En Twitter sólo encontrarás tonterías:
La gente sólo da los buenos días y comenta lo que está haciendo en cada momento. 
Es el patio de vecinos donde se critica y se cotillea de todo.
Es un espacio para criticar e insultar a políticos y famosillos.
Es difícil de usar, no entiendo para qué sirven  hahstags, siglas, ni demás signos extraños.

Y en general... la gran fantasía:
Las redes sociales sólo afectan a los de marketing, para dar publicidad a nuestros productos y servicios. Los de Recursos Humanos no tenemos nada que sacar de las conversaciones online de nuestros empleados, de la información de rabiosa actualidad que enlazan, de las relaciones que establecen con colegas y competidores...





Entradas populares de este blog

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

La nueva madurez generativa: soy bimillenial, comparto y comprendo dos eras.