¿Será en febrero..? Superando la madurescencia.

Nubes... Existo sin saberlo y moriré, sin quererlo. Soy el intervalo entre lo que soy y lo que no soy, entre el sueño y lo que la vida ha hecho de mí, la medida abstracta y carnal entre cosas que no son nada, siendo yo también nada. Nubes... ¡Qué desasosiego si siento, qué desconsuelo si pienso, qué inutilidad si quiero! Nubes...

Álvaro de Campos, El libro del desasosiego (Fernando Pessoa)

Foto: Eric Moung
Agazapada, a la espera, expectante, he pasado el mes de enero pendiente del correo y el smartphone.

Entre el lumbago y la incertidumbre del año que comienza e ignoramos qué nos depara, soy más consciente que nunca de mi fragilidad absoluta. De ahí es de donde saco mi fortaleza.

Sola frente a la pantalla en blanco o leyendo cientos de blogs que espolean mi curiosidad y me incitan a escribir sin tregua sobre la transformación, el cambio, la "ciclogénesis explosiva" en la que nos hallamos y que está modificando sin piedad mis creencia, mis rutinas, mis hábitos, mis verdades que parecían eternas.

Ya no me alimento como solía, ni trato a mi cuerpo como un esclavo. Renazco en otro cuerpo que exige más cuidados y atención, que transita por el día con otro ritmo y otra cadencia que antaño.

Cada día es totalmente nuevo, una incógnita por resolver, una aventura que se construye a través de preguntas ignotas que obligan a buscar respuestas también nuevas, por estrenar...

Cada día me lanzo al mundo con los ojos limpios, buscando indicios del cambio de escenario, de paradigma, de mundo; buscando pistas para orientarme y seguir el camino que me lleva a gozar del presente como cuando tenía toda una vida por delante...

Inauguro toda una vida, ¿será en febrero, será en marzo? Será...


Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.