De JASP a MASP, Maduros aunque sobradamente preparados. La gestión de la edad. Capítulo 5

Capítulo 5: La gestión de la edad

Los Departamentos de Recursos Humanos son en realidad gestores de las Marcas Personales de los profesionales de la organización. Risto Mejide en #ForoBarcelona2014 - AEDIPE


Barcelona es en realidad una ciudad pequeña y amable, piensa Dafne, instalada en un taburete del "Mirablau" con la ciudad a sus pies y mientras espera a Cristina con la que ha quedado entre viaje y viaje.

Recuerda que desde el Sacré Coeur no podía abarcar con la mirada toda la extensión de París. Pero su ciudad está delimitada por el mar y la montaña de Collcerola y por dos ríos, el Besós y el Llobregat y esos límites naturales impiden que crezca más, por mucho que se empeñe el Ayuntamiento en perforar montañas. El último ensanche, el que se extiende más allá del Poble Nou hasta el Forum, aglutina los nuevos negocios, los nuevos oficios, a los nuevos profesionales.




Dafne contempla la nueva ciudad desde el mirador del Pie del Funicular del Tibidabo y siente que nunca formará parte de ese nuevo mundo junto al mar al que Barcelona siempre, hasta ahora, dio la espalda. Ella, que se crió en la parte alta de la ciudad y sólo "bajaba" hasta el mar para subirse a una "golondrina", con una caña de pescar de la que colgaba un cangrejo muerto, y cruzar hasta el antiguo rompeolas, o para comer una paella en familia, con los pies en la arena en los chiringuitos de la Barceloneta.





Ya nada queda del mundo de su infancia. Vive y disfruta de la nueva fachada marítima de Barcelona, como tantos otros barceloneses de su edad: como lo hacen los "guiris", abriendo la boca de puro asombro.

La empresa de Cristina, que es la prima a la que espera Dafne, se trasladó hará ahora un año desde sus viejas oficinas en Les Corts hasta el nuevo barrio, 22@arroba, que así ha bautizado el Ayuntamiento a la nueva "city" de los negocios.

Cristina trabaja desde hace más de 20 años en esta empresa y ha visto como crecía y se expandía desde la pequeñísima empresa familiar, a lo que es hoy en día con 20 sucursales distribuidas por todo el país. 

Desde hace aproximadamente cuatro años la empresa ha frenado su crecimiento y ya no incorpora a jovencitos recién salidos de la Universidad. De hecho hace tres años que no incorpora a nadie... Cristina dice que en las oficinas centrales, en las que ella trabaja, cada empleado realiza el trabajo que hace cinco años realizaban tres trabajadores. Muchas de las contrataciones de hace más de esos cinco años, han cambiado de empresa, han montado su propio negocio o han sido despedidos por diversas causas, y ahora en plantilla hay dos terceras partes del personal que había en el 2008.




Ya han terminado felizmente el traslado a una vieja fábrica del Poble Nou que han reformado y modernizado, con ese estilo tan barcelonés entre sofisticado y minimalista, ladrillo y cristal, que hace algo inhóspito el nuevo despacho, en el que no le dejan a Cristina poner ni una sola foto, cachivache o detalle que pueda alterar el estilo del conjunto.

Pero Cristina está contenta. Al llegar al Mirablau y después de ponerse al día las dos primas, le cuenta a Dafne que ha entrado en un programa piloto "intergeneracional". Dicen que es un programa pionero en nuestro país que será en breve el país más envejecido de Europa y en el que los pocos jóvenes que hay suficientemente preparados, huyen a la que pueden al extranjero porque aquí no hay trabajo para ellos y si lo hay está malísimamente mal pagado.

A ella y a cinco personas más la han seleccionado porque tiene más de 50 años y lleva más de diez en la empresa. En el grupo son doce y, según les explicaba el director de Recursos Humanos, representan todos los perfiles de la empresa. 

El programa se llama "Sharing Diversity", así en inglés, que parece más moderno. Ha comenzado hace apenas quince días y Cristina se ha convertido en formadora interna. Tiene que preparar una sesión para sus compañeros sobre modelos de compensación y de evaluación de competencias, dos temas que le apasionan y los que ha dedicado muchísimas horas de trabajo, de investigación... Ha asistido a cuanta Jornada, Congreso, seminario ha podido y sabe que es una gran especialista en el tema. A cambio de esta sesión recibirá soporte de un mentor de 28 años que le ayudará a perder el miedo a LinkedIn, Twitter y todos los modernos sistemas de networking y comunicación profesional y cómo incorporar las herramientas en "la nube" al trabajo cotidiano, "mentoring inverso", le llaman...




Estoy excitadísima, dice Cristina. Estoy preparando la sesión y te aseguro que no había estudiado tanto en mi vida. Menos mal que Marcos, mi jovencísimo mentor, me enseñó el otro día a suscribir información en Internet... Imagina Dafne: Google me envía cada día las novedades sobre aquella información que yo le solicito. ¡Se acabó el navegar sin rumbo! ¡Se acabó tener que bucear entre millones de resultados! ¡Sólo las novedades! Y me ha dicho Marcos que, a la que descubra Twitter, no podré prescindir de esa herramienta para preparar mis "clases". 

Me he comprado un smartphone enorme, (la presbicia no perdona, y necesito pantallas grandes), y puedo consultar esas novedades en cualquier momento y en cualquier lugar, por ejemplo en el metro, por la mañana, mientras me desplazo hasta el trabajo. No sabes cómo me cunde el tiempo desde que tengo este aparatejo.

No me mires así, Dafne. Ya sé que no hace tanto aseguraba que jamás usaría el móvil para algo que no fuera llamar por teléfono, pero ahora..., ya ves, incluso consulto las noticias del periódico en el smartphone y te confieso que en la consulta del médico, el otro día, comencé a jugar a Candy Crush y ¡me encanta!

http://w27.bcn.cat/porta22/cat/

Volviendo al programa "Sharing Diversity", el otro día mi jefe me citó para realizar mi balance de lo que le llaman "media carrera". Se trataba efectivamente de hacer un balance de las competencias que domino, establecer las que debería dominar en los próximos meses para poder trazar a continuación un proyecto profesional de futuro acorde con los nuevos escenarios y las nuevas necesidades de la empresa. 

Te aseguro que al principio me sonó a lo que ha estado sucediendo en los últimos años: Con la excusa de una evaluación de competencias, disponer de los argumentos para ponerme de patitas en la calle. Pero parece que esta vez no va de eso y que piensan contar conmigo unos cuantos años más. Está claro que o me reciclo o me quedo fuera de juego, pero les honra el hecho de plantearse que no soy un trasto viejo sino que hay que darme acceso a nuevas herramientas, nuevos aprendizajes, para que la segunda parte de mi carrera profesional sea provechosa para mí y para mi organización. 

Dafne no sale de su asombro. Acudió al encuentro con su prima convencida de que sólo ella tenía cosas que contar y el renacimiento del entusiasmo por su trabajo de Cristina la tiene descolocada. Cristina siempre fue algo "gris", una hormiguita que desprendía sentido de la responsabilidad, pero no iniciativa, energía, empuje. Estaba desconocida, puro optimismo y ganas de vivir... ¡sorprendente!

Y esto es sólo el principio, continúa Cristina. En el grupo "intergeneracional" hemos comenzado a elaborar el "mapa del conocimiento" de la organización. A mí y a Quico ¿le recuerdas?, vino con su mujer al viaje que hicimos a Venecia, fue durante mucho tiempo jefe de operaciones y ahora coordina a las empresas en las que han externalizado algunos de los servicios, bueno, pues a nosotros dos nos han encargado  especialmente que "contemos" (porque nos han pedido un "cuento", "storytelling" le llaman, porque el inglés tiene o inventa palabras ajustadas para todos los casos) la historia de la empresa de forma que se evidencien sus valores fundacionales. 


Y el otro día recorrimos con Quico todas las instalaciones de los servicios centrales entrevistando a los "viejos del lugar" y grabando las entrevistas con mi smarphone. Lo pasamos genial y hemos recogido un material interesantísimo, historias que ya nadie recordaba y que fueron en su momento hitos fundamentales en la compañía. ¡Una gozada!

Así que nuestra aportación al mapa tiene que ver con la cultura y el entorno de nuestra empresa, pero otras "parejas" trabajan las fuentes del conocimiento, los procesos de conocimiento, los "activos" de nuestro conocimiento organizacional... en fin que descubriremos en realidad cual es nuestra riqueza competitiva: nuestro conocimiento colectivo diferencial.

Pero bueno, apostilla Dafne, ¿cómo ha podido cambiar tanto tu empresa? Siempre habías comentado que era una empresa muy tradicional, conservadora... Lo que me cuentas es ¡absolutamente novedoso!

Sí, es sorprendente ¿verdad?, sigue Cristina. Pero no ha quedado más remedio. O todos aportamos el máximo de nuestros conocimientos y los compartimos, o todos nos sentimos parte del nuevo proyecto de la empresa, o esta se va a pique y se nos come la competencia. No se trata sólo de que "yo" me transforme, renazca, se trata de que lo haga la empresa y la empresa somos todos y cada uno de sus empleados.

Cristina ha dejado a Dafne pensativa. Cada persona con la que se encuentra, cada paso que da le muestra los síntomas de la gran revolución que se está cociendo en el mundo del trabajo. Emergen nuevas empresas, mueren otras, cambian los oficios, las profesiones, cambian las relaciones laborales, evoluciona el pacto entre la empresa y sus empleados. 

Las grandes pirámides jerárquicas caerán por el empuje del trabajo colaborativo porque los profesionales pueden ahora, y no sólo gracias a la tecnología, reunirse en línea y crear valor compartido sin la intermediación de una organización. Los trabajadores ya no son los engranajes de una rueda, empiezan a ser de verdad los activos del negocio.

Y los trabajadores maduros, los Golden Workers como Cristina, como Quico, como Manuel, como la misma Dafne, serán personajes principales de este nuevo escenario en el que la participación, la colaboración y la capacidad e relación social son las nuevas competencias necesarias.

Y al llegar a casa, Dafne enciende el ordenador y comienza su búsqueda de experiencias de "Gestión de la Edad" y de "Programas de Reactivación de Golden Workers" en los Estados Unidos, en concreto en el área de Nueva York, a dónde volará en el próximo capítulo.



Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.