Otro ataque de madurescencia: de elefante equilibrista a pájaro en bandada

Cuando paso más de dos días seguidos en Andalucía me invade una añoranza profunda de los días de vino y rosas pasados hace en realidad tan poco..., y vuelvo a Barcelona como cuando se vuelve de un largo viaje de vacaciones: renegando de la vida cotidiana y los paisajes diarios... Ya cuento los días que me faltan para volver...

Pero ya en Barcelona, en casa, al amor de mi sofá, mi música, los objetos que me tranquilizan y el calorcito de mi nido, vuelvo a ese estado "diastólico" de llenarme de nuevo de mí misma, de orientación interior madurescente.

Como las plantas, como las espigas y los racimos, "granándome" produzco y desarrollo nuevas versiones de mí misma.

Inmersa en la pantalla me concentro contradiciendo a Nicholas Carr que dice que Internet y la multicanalidad nos distraen, nos dispersan y nos hacen superficiales, aunque he experimentado muy a menudo esa dispersión que produce la nevagación por Internet.

Concentrada pues, intento transformarme, mutar de la vieja maestra de escuela que un día fui a DJ en pleno "turntablism" copiando, fusionando, manipulando, recreando ideas, imágenes, sonidos... buscando mi propia música..: DJ 2.0!!!

Por ahora no soy más que una aprendiz de bruja que intenta virar de formadora: elefante equilibrista a la DJing en que quiero convertirme: pájaro en bandada.

Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.