Internet nos ha cambiado la vida: Técnicas de redacción en #Twitter



En una de esas antiguas corralas madrileñas estaban los operarios de la compañía del gas instalando las tuberías para empezar a ofrecer su servicio, cuando una de las vecinas sacó la cabeza por su ventana y gritó: “¡Sinvergüenzas, estáis dejando sin trabajo al butanero!” A lo que uno de los operarios contestó: “Sí señora, como él hizo con el carbonero”.


Hace un montón de años estudié Filología Hispánica. Horas y horas de morfología, sintaxis y semántica del castellano.... pero Internet ha venido para darle la vuelta a las viejas leyes de la correcta redacción.
Dice Jakob Nielsen que no leemos una pantalla, la escaneamos, el modo de lectura no es secuencial,el patrón de lectura de una web tiene forma de F:



Así que cuando escribimos para internet, sea un blog, sea en Facebook o en Twitter debemos tener en cuenta esta nueva forma de leer y si queremos que nos lean, desarrollar nuevas estrategias de redacción.

Si nos fijamos en la F de Nielsen veremos la importancia que tiene el TÍTULO, de hecho es fundamental porque si buscan en Google como si te leen el Twitter, se animarán a seguir leyendo si el título es lo suficientemente atractivo como para impulsar a hacer click en tu enlace. Piensa en que Twitter contiene el título y desarrolla tus argumentos en el blog.

Buenos recursos son titular con una pregunta , utilizar palabras potentes como "gratis", "exclusivo" "nuevo" "tendencia"..., utilizar palabras clave, etiquetas muy utilizadas por los lectores como "redes sociales", "aprendizaje", "TIC", comunicar un beneficio como por ejemplo "muy útil", "práctico", "económico", "ahorrar", con humor, ironía...


Huye de los pretéritos imperfectos, usa los pretéritos perfectos que dan mayor sensación de inmediatez ("escribí" en lugar de "había escrito").
Los textos deben ser breves y sencillos. Si tienes mucho que contar, escribe un post y enlázalo en Twitter, o si quieres dar completa información a tus seguidores, busca un buen título y enlaza a diferentes webs en lugar de reproducir (copiar) fragmentos de texto.
Evita las subordinadas y las perífrasis (por ejemplo, escribe "usar" en lugar de "hacer uso de").
Escribe frases bien escritas gramaticalmente, sin faltas de ortografía (restan credibilidad), concisas, sencillas, directas.

En Twitter no uses los 140 caracteres, deja que tus seguidores añadan texto a su RT (Retweet). Añade, siempre que puedas, un enlace a un post, una noticia, un vídeo, una foto... Intenta escribir tweets originales, no sólo retuitees y si lo haces añade contenido a los RT, hashtags, links...

No abuses de los hashtags. Intenta siempre que puedas no colocar # en palabras del cuerpo del mensaje y colócalos al final del Tweet, a continuación del mensaje, eso hace mucho más legibles los tweets.



Existen dos tipos de hashtags: Cuando tuiteamos en un evento el hashtag suele ser críptico (las siglas del evento, por ejemplo) precisamente para no mezclarse con otro tipo de mensajes que nada tienen que ver con el evento. Sin embargo, cuando queremos dar difusión a un tweet nuestro buscamos hashtags que sean fáciles y reconocibles  por los usuarios de twitter. 
En el caso de un hashtag con más de una palabra utiliza preferentemente la fórmula #CamelCase escribiendo cada palabra con mayúscula como por ejemplo, #RedesSociales.


Y por último y para resumir el enorme cambio en nuestra manera de comunicarnos por escrito, un ejemplo muy gráfico:
Todos hemos jugado alguna vez con motivo de un curso sobre ventas, habilidades de comunicación, conducción de reuniones, presentaciones eficaces,... al juego del ELEVATOR PICHT.



El discurso del ascensor partía de dos premisas: Nadie puede escapar de tu terreno de juego y tienes 10 segundos.

Pero Internet ha venido a cambiar, como en tantas otras cosas, las reglas del juego:

Dicen que tardamos 3 segundos (no 10) en decidir si una página web merece nuestra atención y nuestro tiempo.

En tres segundos no podemos fallar (no hay tiempo para recuperarse de un resbalón).

Pero tenemos una ventaja: en el ascensor cabe dos o tres personas, en internet podemos dirigirnos (en tres segundos) a miles, lo que incrementa las posibilidades de interesar a alguien.

El discurso del ascensor hacía incidencia en lo que podíamos ofrecer al cliente en lugar de describir nuestro trabajo. Y una estrategia clásica era preguntar al cliente algo sobre lo que ya sabíamos la respuesta:
¿Has pensado alguna vez que al día le faltan horas?
A lo que nosotros respondíamos:
Yo puedo resolver tu problema.
Ahora en TWITTER tenemos que convertir el discurso del ascensor en una sola frase:

¿Has pensado alguna vez que al día le faltan horas?Yo puedo resolver tu problema http://www.charisma-ltd.com #formación    (113 caracteres)

Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.