BOOMERangs: El regreso de la experiencia como valor.

Prefiero el bastón de la experiencia que el carro rápido de la fortuna. El filósofo viaja a pie. Pitágoras de Samos.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística

Sigo leyendo sobre "Golden Workers" y el envejecimiento general de la fuerza de trabajo y constato que estamos entrando en aguas demográficas inexploradas, ahora que hay más mayores de 55 años que menores de 25. La tecnología antiedad (que va desde las drogas que mejoran la memoria hasta las prótesis cyborg de alta tecnología) se combinan con estilos de vida cada vez más saludables, que no sólo incrementan la longevidad sino que reducen significativamente la discapacidad a un período mucho más corto que hasta hace muy poco.

En apenas unos lustros la capacidad de trabajar productivamente sin problemas de salud llegará hasta la octava o la novena década para muchísimas personas.

El desempleo es altísimo en estos momentos, pero si analizamos la evolución de la pirámide de edad en nuestro país, las empresas pronto no tendrán más

                          

remedio que dar la bienvenida a los "golden workers", en muchas ocasiones de vuelta a la empresa después de unos años fuera del mercado laboral o trabajando por cuenta propia.

La discriminación por edad que hasta ahora era la tónica general de las empresas tendrá que cambiar y no sólo por la escasez de relevo generacional, sino porque en economías basadas en el conocimiento y la red de contactos, la experiencia de los trabajadores de edad será vista como una ventaja competitiva clave.

En las próximas décadas asistiremos a la asignación de las tareas físicas, mecánicas o repetitivas a robots, y se exigirá a las personas imaginación, capacidad de innovación , adaptabilidad al constante cambio y conocimiento, competencias y habilidades que, tal como muestran muchos estudios que he citado en anteriores entradas en este blog, no merman con la edad si se ofrece al trabajador un entorno adecuado.

Y a medida que cambie el modelo económico y social, más importante será dotar a todos los trabajadores, no importa cuál sea su edad ni su relación contractual con la empresa, de la formación continua necesaria para mantener la productividad.

Si las tasas de fertilidad siguen cayendo, la demanda de educación primaria descenderá y hay que volver el rostro hacia la formación permanente de adultos profesionales que merece con urgencia un nuevo modelo de formación en la empresa.

Habitualmente se afirma que a mayor riqueza, mejor salud, pero la evolución demográfica del llamado primer mundo sugiere que también a mejor salud, mayor riqueza. Alargar la vida productiva, generar riqueza hasta edad avanzada, tiene que ver con el estado de salud con el que se llegue a estos años y los "babyboomers" gozan en un elevado porcentaje de mejor salud de la que tuvieron sus padres a su edad.

Disponer de una fuerza de trabajo más saludable y mejor educada que generaciones anteriores sólo producirá riqueza si los trabajadores pueden encontrar trabajo. Son necesarios nuevos formatos de relación laboral mucho más flexible, pero no en el sentido que entienden "flexible" muchos "empleadores" y que se resume en la facilidad absoluta para contratar y para despedir; flexibilidad en cuanto el trabajador sea el dueño de su trabajo y se relacione con la empresa de igual a igual, para un proyecto concreto, para conseguir unos resultados o un producto determinados, para obtener beneficios en una relación "Win-Win", sustituyendo la fórmula "mi tiempo por un sueldo" por "mis servicios para conseguir ese objetivo".




Entradas populares de este blog

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.