domingo, 17 de octubre de 2010

De la confrontación a la colaboración: Nativos e inmigrantes digitales

Le pido prestado el título al maestro Piscitelli y cito de memoria un par de frases de un artículo suyo que leí hace tiempo y que me sirven para buscar el punto de encuentro entre babyboomers, Gen. X y Gen. Y:

"Somos cuentos que nos contamos a nosotros mismos y a los demás y con un alto componente lúdico ligado a la invención, el descubrimiento y el cambio de reglas (...) Jugamos no sólo para entendernos mejor o para vivir historias ajenas más profundamente de lo que somos capaces de inventar, sino que lo hacemos por el placer de jugar y de inventar las reglas de otros mundos posibles que exploramos con nuestras decisiones convertidas en acciones (...) Jugar, trabajar, simular... un continuum.




Tres generaciones (cuando no cuatro) conviviendo actualmente en las organizaciones... tres maneras de ver el mundo laboral y enfrentarse a él.
Dicen Howe y Strauss (www.lifecourse.com) que en los próximos 20 años evolucionarán también generacionalmente las actitudes de los clientes de forma que los baby boomers rechazarán, por ejemplo, la medicina muy tecnológica en favor de un autocuidado holístico, la alimentación natural y técnicas de curación para cuerpo y mente, solicitando de los hospitales tanto medicina alternativa como asesoría espiritual.
La generación X que creció en una era de escuelas y matrimonios deficientes, permanecerán alienados, descontentos y pragmáticos en su madures. Ya son la generación más emprendedora en la historia de los EEUU y será muy capaz de impulsar la innovación, la eficacia y la personalización masiva.
Los jóvenes Y preferirán el trabajo en equipo, las relaciones familiares estrechas, la seguridad laboral y una cultura popular sin profundidad. Su cultura digital sin precedentes y sus destrezas organizacionales crearán una gran fuerza política e incluso podrán reavivar el movimiento sindical.

Valores complementarios que habrá que hacer converger en la red, complementándose, enseñándose los unos a los otros sin jerarquías, colaborando en proyectos que necesiten de lo mejor de cada generación.