La oficina siniestra

Aterrizo en Bilbao y me doy de bruces con la realidad. Tanto mirar mi time line de twitter, he llegado a creer que todo en el monte es orégano y hasta mi vecina de enfrente tiene perfil en linkedin, conversa con sus clientes (si los tiene) por facebook y comparte sus descubrimientos en twitter. Nada más falso. La excusa de la falta de tiempo y la presión comercial aleja a la gente de las conversaciones en internet y, en general, somos sordos y mudos virtuales. Doy por supuestos en la charla de Bilbao y en la de Vitoria, usos y costumbres virtuales, mientras observo como mis interlocutores abren unos ojos como platos al descubrir qué significan las siglas RSS o qué hay detrás del "más" y el "todavía más" de Google.
Y no se trata de un problema tecnológico... yo soy la muestra de que es sencillo y cada día lo será más, adquirir una cierta y suficiente habilidad digital.
Se trata de superar una serie de prejuicios de las organizaciones que demonizan comunidades como facebook (que a mí personalmente no acaba de gustarme y donde me desenvuelvo mal, aunque participe activamente), impiden el acceso por ejemplo a YouTube de sus empleados con la excusa de que es exclusivamente un espacio de ocio (¡qué insensata es la ignorancia!) y restringen en general el acceso a internet desde el trabajo...















No es un problema tecnológico... la gente no "conversa", no "escucha", no "profundiza", no "analiza" o lo hace cada vez menos. Nuestras conversaciones, digitales o no, son superficiales y atemorizadas.
De la misma manera que Belén Esteban ocupa cada día mayor franja horaria televisiva, nuestras conversaciones se empobrecen.
Con razón nuestros "jefes" nos ven como niños a los que hay que proteger de los inmensos peligros de internet y con razón deben ocupar todo nuestro tiempo laboral en tareas que no despierten nuestra creatividad y nuestra libertad de pensamiento...
Espero que en algún rinconcito de la oficina siniestra quede un alma rebelde que intente cada mañana acceder a twitter para saber más y más y todavía más...

Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.