Domingo de reconstrucción: Liveliness & Idleness


Liveliness & Idleness

A veces me despierto con miedo. Tal vez no acabo de resolver mis incógnitas, mis temores y mis dudas durante el sueño y me levanto a medio dormir.

La luz del día, los objetos familiares, los rituales matutinos me van trayendo la paz y lentamente dejo de sentir latir mi corazón que se apacigua.

Pero en domingo es habitual que deje que esa sensación antigua, de cuando niña, de temor vago a no se sabe qué, se mantenga durante la mañana y como un boomerang acabe preguntándome qué temo de mí misma.

Domingo de examen de conciencia, de revisión, otra vez, una vez más, y las que vendrán..., de revisar afirmaciones, posicionamientos y creencias que con el tiempo han cristalizado y no hay quien las cambie.

En estos tiempos es imprescindible preguntarse por todo, cuestionarse cada afirmación rotunda que hago yo misma o emiten los demás.

Poner la cabeza patas arriba, limpiar los trasteros de la memoria, reírme de mí misma y mis trascendencias, baldear las dudas, blanquear los muros que me protegen.

Domingo de reinvención personal.





Entradas populares de este blog

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.