Marca Personal: La economía de la Reputación


1- Sé un experto. Muestra lo que sabes.
2- Elige con cuidado tus "tags", tus etiquetas identificativas.
3- Conviértete en anfitrión: de un grupo en Linkedin, de un encuentro sobre tu especialidad.
4- Construye tu portfolio, tu oferta.
5- Recoge las "buenas" opiniones sobre ti de tus clientes, de tus colegas, en vídeo y audio.
6- Construye una amplia red social. Clica en "Me gusta" y "Follow".
7- Recomienda Blogs, usuarios de Twitter... enlázalos desde tu Blog, tu cuenta de Twitter.
8- Elimina de la primera página de Google cualquier contenido sobre ti que no controles tú, produciendo en diferentes espacios: Blog, Linkedin, Slideshare, YouTube, Twitter.

Dedícale tiempo a construir tu MARCA PERSONAL cada día.



Inspirada por ESIMAD - Escuela Interactiva de Marketing Digital


En cada operación que realizamos en internet, cada comentario, cada "amigo" que incorporamos, cada "insignia" que ganamos en un juego o en una página de geolocalización... y muchos etcéteras más, dejamos una huella y un rastro que van configurando nuestra reputación.

La reputación se gana convenciendo a los demás de que "sé de lo que hablo" y soy consecuente con lo que digo y eso se demuestra aportando contenido especializado y de calidad a la red y a las comunidades.

El contenido es en internet el rey. Mi currículum explica dónde estudié, las empresas en las que he trabajado..., pero mi blog demuestra "lo que sé" y "lo que aprendo" de forma eficaz.

Y me será más fácil encontrar clientes o trabajo si respondo preguntas en un foro de expertos de Linkedin, que si envío cien currículums por correo electrónico.

Y la creación de confianza, fundamental para tener una buena reputación, tiene que ver con la huella digital que yo haya dejado. Es fácil monitorizar lo sucedido en mi pasado en internet y es necesario ahora, por lo tanto, desarrollar las habilidades necesarias para controlar nuestra huella digital y situar en los primeros resultados de Google aquella información sobre nosotros mismos que favorezca nuestra reputación y nuestra identidad digital.

Abrir o no nuestros datos sociales es hoy en día uno de los grandes interrogantes del internauta, pero si lo que obtengo a cambio incrementa mi reputación y mi influencia, pienso en mis datos personales como un capital a invertir para que produzca beneficios que se traducen en confianza.

Desde siempre la confianza y la reputación han sido uno de los indicadores para la toma de decisiones económicas. La diferencia, en este momento, es que a través de la red, las interacciones e intercambios se producen entre extraños: Intercambio de casas, compartir el coche en un viaje..., el éxito del mercado "peer to peer" se basa en la construcción de una huella digital que inspire confianza.

Y finalmente, a la vez que la red madura y que aumenta nuestro hábito de uso y consumo de las redes sociales, la necesidad de construir una buena reputación digital disminuye y se empieza a confiar en la gente (cuanto más compramos por internet, mayor confianza en las transacciones electrónicas, cuanta más información útil para nuestro día a día obtenemos, mayor confianza en las redes sociales...).

Por ahora los datos sobre reputación personal se comparten entre iguales, pero estoy segura de que llegará el momento en que para conceder un crédito, las entidades crediticias analizarán comportamientos de riesgo en red o los headhunters utilizarán (utilizan ya) nuestra huella digital para evaluarnos como candidatos a un puesto de trabajo o a un proyecto.

Sólo hay que ver cómo están creciendo los "sites" agregadores de influencia como Klout , Socialbro o PeerIndex, que miden la influencia social recogiendo información digital de nuestra actuación en diferentes redes sociales. Por ahora sólo miden nuestra influencia social, o sea, nuestra capacidad para empujar a alguien a la acción, pero ya empiezan a vislumbrar que es posible una economía de la reputación: la gente quiere obtener valor de entrar en un ranking de popularidad, de elaborar un CV de su actividad digital que suponga también entrar en un ranking de confianza que incremente nuestra reputación.
La economía de la reputación puede medir e indexar conocimiento, confianza, morosidad, influencia, fiabilidad... y todo ello tiene traducción económica.

Se hace pues imprescindible comenzar a elaborar, antes de que sea tarde, nuestro 


Plan de Desarrollo de la Marca Personal y la Reputación Digital.




Internet es una poderosa herramienta al servicio de  los profesionales que pone a su alcance un conjunto de utilidades y herramientas digitales que, adecuadamente utilizadas, facilitan y optimizan la búsqueda de información, la comunicación con proveedores, clientes y colaboradores, el trabajo colaborativo, y la eficiente gestión de proyectos, empresas e instituciones.
Los profesionales son capaces de publicar y crear opinión a través de Internet. Han dejado de ser meros ‘receptores’ de las políticas organizativas, Internet les permite ser productores de información, interactuar con su organización y con sus usuarios y clientes. Nos encontramos ante un profesional capaz de opinar y publicar, cooperar o disentir sobre cualquier aspecto de la vida organizativa.Las organizaciones precisan formar y educar a sus profesionales y deben ser conscientes de la importancia de poder asumir con éxito el reto de la Web Social.

Y los profesionales por su propio interés y empleabilidad deben capacitarse en las nuevas competencias y los nuevos lenguajes de la comunicación que pasan por:

- el conocimiento del estado actual de la Red y las herramientas de la Nube.
- el desarrollo de competencias digitales.
- el adecuado uso de las Redes Sociales.

OBJETIVOS DE LA PROPUESTA FORMATIVA

1. Poner de manifiesto las potencialidades de Internet.

2. Vencer la resistencia al cambio, al aprendizaje.
3. Desarrollar habilidades de comunicación a través de las herramientas en la Nube.
4. Crear y utilizar adecuadamente herramientas 2.0 para comunicar de forma profesional.
5. Crear, cuidar y mantener la imagen, la reputación y la identidad digital.
6. Elaborar un plan de posicionamiento profesional en Internet.

CONTENIDOS

¿Internet nos ha cambiado la vida?
Causas de rechazo, freno y desinterés por la Red. 
De inmigrante a residente digital.
Qué está pasando en Internet?
Moda, tendencia, revolución, cambio de Era...
Colaboración, co-creación, Coopetición.
Networking, Branding personal, Crowdsourcing.

Gestionar la información:
La sintaxis de Google.
Monitorizar la red: Alertas, RSS y lectores de FEEDS.
Buscadores: Fotos, Vídeos, PPT y PDF.
Social Bookmark.
Guardar en la nube.

Comunicar / compartir: El contenido es el rey
Editar un BLOG
Trabajo colaborativo: Google Docs, Wiki, Dropbox, etc.

Gestionar las relaciones y el desarrollo profesional:
Networking y posicionamiento profesional : LinkedIn.
La difusión de la información: Twitter 
Compartir: Facebook. Google +.

Del currículum al portfolio
De la carrera profesional al proyecto personal. 
Plan estratégico personal.
Mercadología personal: elaboración de nuestra estrategia de posicionamiento en internet.





Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.