RECORTES: Pequeña pataleta del lunes


Y ¿lo podríamos dejar en cuatro horas...?

El afán "recortador" se extiende como la pólvora y ha llegado a  los Departamentos de Recursos Humanos.

Aún recuerdo los tiempos en que, como responsable de Formación, diseñaba itinerarios formativos de entre 20 y 40 horas de duración, en jornadas completas para que la inmersión fuera completa...

Ahora como docente me las veo y me las deseo, para incluir en sesiones de máximo 4 horas, todos los temas que me piden que aborde y todas las prácticas que deben realizar los asistentes...

He pasado de la lectura rápida a la exposición oral rápida, depurando la técnica respiratoria y vocal, para no ahogarme y alcanzar las 480 palabras por minuto, que son el límite de la capacidad física de escuchar del ser humano.


Entradas populares de este blog

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.