Aviso a Formadores: juega, juega, juega...

Aviso a Formadores modernos: Gamifícate


La madurez del hombre 

es haber vuelto a 

encontrar la seriedad 

con que jugaba cuando

era niño.


F. Nietzsche

¿Cómo abordar una sesión de formación (?), sea presencial o virtual, (que tanto da desde que existen los webinarios), en este momento de incertidumbre, volatilidad del conocimiento, de incremento constante de la complejidad y la ambigüedad?

Hasta ahora los formadores conocían lo que los participantes en una acción formativa debían conocer. De hecho seguimos iniciando nuestras propuestas enunciando los objetivos a conseguir, como si supiéramos lo que necesitarán en breve los profesionales que asisten a nuestras sesiones.

Afortunadamente los nuevos entornos de aprendizaje (PLN/PLE) permiten acceder a la información relevante de hoy mismo, no de ayer, evaluarla y compartirla trabajando en red.


Sin embargo, la mayor parte del aprendizaje on-line parte de las mismas premisas válidas en el pasado, aunque hagan alarde de modernidad. Las consultoras de e-learning creen saber el conocimiento necesario probable en el futuro y lo "empaquetan" a la vieja usanza con unos costes de producción altos, cuando cualquier formador puede actualmente desarrollar su propio contenido de forma gratuita recurriendo a recursos sencillos de desarrollo de contenidos en Internet.

Los formadores  debemos tener en cuenta que el aprendizaje pasivo entre los alumnos adultos no tiene sentido. Como no tienen sentido esos programas fijos estructurados en unidades estancas, módulos, lecciones... El trabajo de los nuevos formadores deberá centrarse en ayudar a las personas a lidiar con lo desconocido, con lo que todavía no tiene respuesta... Estimular el ingenio y la creatividad para resolver los nuevos problemas que tienen que ver con la creciente complejidad de la sociedad en la que nos ha tocado movernos.

El nuevo formador debe insistir en el desarrollo del pensamiento crítico como único método para superar la infoxicación y filtrar la información y eso nos permita transformarla en conocimiento y suponga un aprendizaje aplicado.


De entre todos los nuevos recursos y canales que el formador tiene ahora a su disposición, quiero resaltar el potencial que para procesos de aprendizaje en la empresa tienen los modelos de "gamificación", el potencial de los juegos.

Tomemos cualquier juego de los que nos propone Facebook. Las instrucciones sobre cómo jugar no se ofrecen en un manual, se aprende a jugar dentro del propio juego. El juego se estructura en niveles que van ganando complejidad y van exigiendo del jugador mayor destreza, pero nadie lee un manual de instrucciones para jugar. La gente puede pasar horas y horas jugando, pero cada vez es más difícil que mantenga la atención en una sesión de formación.


El impulso de dominar nuevas habilidades y sentirse competente es un elemento motivador esencial para las personas y eso explica el tesón con el que nos aplicamos a mejorar nuestra destreza en cualquier juego on-line como "Angry Birds".

Así que si adoptamos abordajes y técnicas de los juegos en los procesos de aprendizaje en la empresa, posiblemente incrementaremos el rendimiento de los profesionales, su participación, su destreza y su compromiso con la empresa.

Hay características de los juegos que merecen incorporarse a los procesos de aprendizaje en la empresa: Acción, Logro e Interacción Social. En un juego por cada actuación del participante, éste recibirá feedback al instante, si es positivo refuerza ese tipo de acción, si es negativo le hará rectificar y aprender más rápidamente. Los jugadores saben en todo momento dónde se encuentran, en qué nivel del juego y dónde están los demás, pueden medir su rendimiento en comparación con sus compañeros. El propósito de todo juego es fijar un objetivo y luchar por él y a menudo se fijan sub-metas que proporcionan pequeñas victorias y nos permiten acceder al siguiente nivel. En el trabajo un pequeño progreso en una tarea es fundamental para mantener a la gente comprometida y el juego ofrece la oportunidad de ofrecer pequeños triunfos para mantener alta la motivación de los profesionales.


En la construcción de la identidad y la reputación tanto digital como en el seno de la organización, es importante hacer visibles logros, habilidades y expertise. El sistema de insignias (badges) que proponen tantas webs que utilizan recursos de "gamification" para fidelizar a sus clientes, puede ayudar a construir la reputación interna de nuestros trabajadores.

El juego fomenta la excelencia y el logro a través de la competencia lo que ya se estimula en la empresa de forma explícita (ventas) o implícitamente (sistemas de promoción interna).

Pero además la gente siente la necesidad innata de relacionarse socialmente tan intensa en la competencia, como en la colaboración como parte de un equipo.

El equipo da la oportunidad de conectarse, relacionarse y colaborar para conseguir los retos marcados y competir con otros equipos. La pasión del grupo nos empuja a no decepcionar a los compañeros y nos obliga a superarnos para no parecer el eslabón más débil de la cadena, lo que puede aumentar nuestra productividad de forma espectacular.

¿Y el formador? Croupier, animador, facilitador, director, guía, dinamizador, árbitro, curator, jazzman, DJ, ... MAESTRO



JUEGO Y EMPRESA















                      
                       El Futuro de la formación en la empresa from Laura Rosillo

Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.