jueves, 22 de marzo de 2012

Trancazo: suspender la actividad y navegar sin rumbo




Me levanto muy pronto, demasiado pronto, tan pronto que aún es noche cerrada. Siento una opresión en el pecho, respiro mal y bajo el esternón, mis tripas suenan en concierto de una digestión que parece no acabar nunca. Trancazo, dolor articular, sudor frío. Parece que estoy enfermando... Llegar hasta el cuarto de baño se convierte en una heroicidad y ese principio de nausea que me invade me hace pensar que nunca más volveré a comer nada. Y me siento frente al papel en blanco. El malestar concentra y recoge y me parece casi obsceno escribir en una  pantalla. Hoy toca, de entrada, pluma y papel.


Y me entra sueño, el dolor de estómago es suficiente como para no dejarme dormir, ni dejarme una vigilia productiva. Dejo el papel y la pluma.


Pero algo bueno tiene este estado: la tormenta que se cuece en mi cerebro  es monumental: cientos de pensamientos negativos se cruzan vertiginosos en mi cabeza y mientras concluyo que debo estar muriéndome, mi sabio cuerpo reclama café..., algo caliente por piedad!!!


Y decido que por hoy aparco redes y contactos, aparco reuniones y salidas y pido hora en el médico.


Para distraer el malestar comienzo en mi Mac una navegación sin rumbo, sin objetivo, un placer dejarse llevar como hace años cuando no sabía ni de herramientas 2.0, ni de monitorización... internet en estado puro, disperso, de enlace en enlace, saltando de interés en interés...


Paso primero un ratito por Twitter y enlazo con la página de Wharton University en castellano gracias a Universia www.wharton.universia.net/index.cfm donde leo en diagonal (¡esto es Internet!) un interesante artículo sobre "El complicado arte de buscar empleo hoy en día" que mando a Twitter.


Paso por mi GReader y no puedo evitar pasar un buen rato con los divertidísimos artículos de www.elmundotoday.com y finalmente sigo por streaming la intervención en  Iredes de Martín Varsvasky..., pero al rato me lo dejo de fondo, sólo audio y sigo navegando.


No puedo evitar buscar remedios caseros contra el trancazo que sufro y así aterrizo en la página VIDASANA que me aconseja gengibre, naranjas y miel para paliar los síntomas. De ahí a Med-Alternativa que me recomienda un remedio homeopático y de ahí en un quiebro típico de la navegación libre a un cortometraje estupendo, SUEÑOS, en YouTube del que ayer vi un fragmento y que ahora miro con tiempo y atención







Va avanzando la mañana, mi gripe sigue ahí, fiel compañera, pero el tiempo ha volado y, la verdad, el malestar se ha hecho más liviano.