Entrevista a Josep Lozano: Lo bueno está por venir


La Revolución Madurescente

“Lo mejor está por venir” Entrevista a José Lozano


Lo conozco hace años, pero  quiero recordar las cenas y copas, las charlas y consejos en EXPOELEARNING tanto en Madrid como en Bogotá durante el 2012, la pasión que pone en todo lo que dice... y mira que habla..., su continua cascada de ideas, nuevas propuestas..., su enorme capacidad relacional...

Nos encontramos en el Palacio de Congresos de la Fira de Barcelona en las Jornadas Ocúpate”. Conoce a todo el mundo y con todo el mundo habla,  y si no lo conoce se presenta y me presenta. En la sala de prensa del Palacio de Congresos (no hay espacio inaccesible para él),  rodeados de los ponentes y los organizadores de la jornada, iniciamos la charla que he resumido a continuación.

Laura: Hola José, me gustaría que tu trayectoria profesional apareciera en el libro que estoy escribiendo sobre La Madurescencia y los profesionales maduros, ¿te apetece?

José: Muy bien, me presento, soy José Lozano Galera, director de AEFOL EXPOELEARNING, S.L., es una empresa de servicios de marketing para empresas de e-learning de todo el mundo que organiza anualmente EXPOELEARNING, feria y congreso internacional en Madrid y Bogotá. Llevamos en este momento 14 ediciones: 11 celebradas en España y 3 en América Latina.

Laura: Bueno José, imagino que estás de lleno preparando EXPOELEARNING- 2013, el mes de marzo está a la vuelta de la esquina... 

José: Le estoy dando vueltas a cambiar el formato de EXPOELEARNING, llevamos ya 14 ferias... Los patrocinadores y expositores tienen y deben hablar, así que haremos un nuevo Foro de e-learning, pero al Congreso debemos darle un valor de innovación, hay que darle la palabra a la gente, la gente ya no quiere sentarse y que vengan diez personas a explicar “nosequé”, muchos de los que están sentados saben más que el ponente en muchas ocasiones y he recibido a veces mensajes comentando esto, que no sabemos sacarle jugo a los participantes que tenemos en el Congreso. Muchos de los ponentes de una jornada no se molestan en investigar quiénes estarán escuchando su charla, que tipología de asistentes tiene un evento como el nuestro. Le daremos la voz, la palabra a los asistentes... y espero tus ideas, Laura. 

Laura: Pero yo no te he citado aquí para hablar de EXPOELEARNING, aunque ya sé que será inevitable, es parte de tu vida, te he citado para hablar de la “madurescencia”, esa época de la vida en la que nos replanteamos lo que hemos hecho hasta entonces y algunos de nosotros iniciamos un nuevo camino... ese momento de madurez, de saberte todos los trucos, los recovecos..., ¿recuerdas la primera vez que alguien te llamó señor, en lugar de decirte, oiga, joven...?

José: Sí, en mi caso eso fue muy joven, porque yo estudié Filología Hispánica, como tú, a los 14 años acabé el Bachillerato Elemental, que era como se llamaba entonces, y comencé lo que se llamaba el Bachillerato Superior estudiando por la noche de 6 a 10. Por la mañana iba de 8 a 3 a trabajar como botones en el Banco Condal, después llegué a ser administrativo y oficial segunda y por la tarde estudiaba. Estoy viendo que la juventud actualmente va a tener que volver a ese modelo: “trabajar y estudiar”. A los 20 años acabé la carrera y me fui al servicio militar, otra cosa que yo creo que debería volver en forma de servicio a la sociedad, con un carácter social, no militar. Al terminar el servicio militar,  pedí una excedencia en el Banco en el que trabajaba y me puse a trabajar como profesor, a ejercer la carrera que había estudiado y es ahí donde por primera vez me llamaron “señor”, impartía Lengua y Literatura y en el colegio donde la impartía, los alumnos llamaban a los profesores de “usted”. 

Laura: Pues que sepas que tenemos vidas bastante paralelas, yo también estudié Filología, también lo compatibilicé con el trabajo, también di clases de Lengua y Literatura.

José: A mi la lengua y la literatura siempre me han gustado. En mi juventud no teníamos la información tan amplia de la que disponen los jóvenes actualmente para elegir estudios y saber cual es el más adecuado a su perfil. Elegí lengua y literatura porque era la asignatura en la que sacaba mejores notas. Mis padres me decían: estudia Económicas, Derecho, para hacer carrera en el Banco. Fíjate, si hubiera seguido en el Banco, seguramente ahora estaría jubilado, llevaría más de 40 años trabajando... Mis primos, que algunos de ellos se dedicaron a la banca, efectivamente, están ahora jubilados.

Laura: Y entonces, del Banco a la escuela y de ahí ¿cómo llegaste al mundo de la formación?

José: Desde siempre me ha gustado realizar algún tipo de labor social , en los barrios. Vivía en L’Hospitalet, cerca del metro de Santa Eulalia. Iba los sábados y domingos al Campo de la Bota a jugar, a estar con un grupo de gitanillos de por allí. Mi gusto por la formación, por la educación informal, arranca desde ahí, desde los 14 ó 15 años hasta el día de hoy. 
Mi trabajo en el banco era muy rutinario en aquella época, no como ahora que es trabajo comercial... Yo estaba en el departamento de “bancos y banqueros” punteando cuentas entre un banco y otro, era un trabajo absolutamente monótono durante 8 horas cada día. 
También recuerdo cuando estaba en la Facultad, clases maravillosas de catedráticos, eso ya se ha perdido, como Blecua, Carratalá..., profesores magníficos, ir a sus clases era una maravilla, eran sabios, eran modelos de vida, profesionales que venían de una época dura, que hicieron unas oposiciones tremendas, que tenían una gran vocación por la docencia, incluso muchos de ellos no se quisieron jubilar y siguieron dando clases como eméritos.
Y todo eso fue marcando el camino, te pone un nivel muy alto. Cuando acabé la carrera me fue fácil decidir dejar la banca, y empecé a trabajar en colegios, primero en Zaragoza, la ciudad donde yo hice el servicio militar. Ahí sufrí mucho porque fue mi estreno, no tenía ni idea, entonces no tenías ninguna formación pedagógica, te ponías enfrente de un aula sin saber nada, con el poco conocimiento que tenías de lo que habías estudiado, pero me faltaba la técnica pedagógica, el dominio de una clase. 
Cometí un error que aún recuerdo: el primer día de clase, en plena transición democrática, en una época de mucho asamblearismo, les dije a los alumnos, que además eran los mayores del colegio, los de COU y con los que me llevaba pocos años, qué querían hacer ese curso, de qué queréis que hablemos y cómo vamos a organizarnos. Inmenso error. Ahí me tomaron la medida y fue imposible luego rescatar mi autoridad y la dirección del colegio, eso sí, muy amablemente, tengo que agradecerle que no me echaran, me dijeron: deja esta asignatura y me pusieron en un grupo de formación profesional, en la asignatura de administrativo, y como yo había trabajado en el banco, ahí me sentía muy seguro, redacción de cartas, correspondencia comercial... ahí no tuve ningún problema. Aprendí la lección, ya se sabe, se aprende de los errores...

A partir de entonces cuando empezaba el curso, les marcaba mucho... Pero tengo muy buenas relaciones con exalumnos... 
Recuerdo que lo que hacía era intentar que aplicaran la teoría que íbamos explicando durante el curso a un trabajo fin de curso sobre una obra en concreto, recuerdo por ejemplo, sobre El Camino de Delibes, conservo algunos de esos trabajos que podían llegar  a tener 200 páginas, eran pequeñas tesinas, eso era tremendo para ellos, una excelente práctica para los alumnos.

Laura: Ahora sería imposible proponer eso en el Bachillerato.

José: Ya lo sé, por eso dejé la enseñanza. Los chicos eran capaces de hacer eso, chicos que ahora son directivos de empresa, que se acuerdan de esos trabajos y me dicen: Gracias a eso, cuando entré en la Universidad o en el mundo profesional, ya tenía una práctica de la elaboración de informes, estudios, de la defensa de un argumento, una tesis, lo que nos exigías luego hizo más fácil el paso por la Universidad. Otra cosa que hacía en la enseñanza era puntuar bastante bajo durante el curso, mantener la tensión y al llegar al examen final, que era la nota que valía para el expediente, les subía un punto. 

Laura: A lo largo de la vida vivimos varios momentos de cambio, momentos en los que dices: “hasta aquí hemos llegado”, o cambio de trabajo, o de lo que sea. Me gustaría que me dijeras qué te ha impulsado a cambiar.

José: Yo soy una persona muy emprendedora, no me gusta repetir siempre lo mismo. He trabajado en unas 15 empresas, la banca, colegios, editoriales, Universidad, empresa propia…
El cambio de trabajo, de empresa se puede producir por muchos factores. Puede suceder que te despidan, este sería un cambio en el que tú no cuentas. Hay muchas personas que quieren planificar tu vida, ordenarla, toda una vida en el banco, de ochos a tres y jubilarte hacia los 58  con una buena pensión y no te compliques la vida ni te muevas ni un ápice de lo planificado. 
Pero resulta que entras en el banco, estudias una carrera que no tiene nada que ver con el trabajo y decides dejar el banco e irte a dar clases como profesor, pero resulta que cuando ya llevas un tiempo, creo que fueros 6 años, ves que los estudiantes ya no son capaces de hacer un comentario de texto de un folio de extensión, el nivel de respuesta a la exigencia había bajado, entonces allí hice otra reflexión: miraba a mis compañeros, profesores que siguen ejerciendo actualmente como tales, y me decía: yo voy a tener que pasar toda mi vida explicando La Celestina, El Lazarillo de Tormes, El Quijote..., mi vida iba sobre una vía de tren, yo estaba en la estación X... y cada año pasaba por las mismas estaciones... Fíjate que hoy en día se sigue explicando lo mismo y prácticamente de la misma manera que hace 30 años y con los mismos libros de texto. 
No podía ser que yo a los 50 años siga haciendo lo mismo que los 20. Entonces me salió una oportunidad de entrar en el mundo editorial, estuve en varias editoriales, conociendo el mundo editorial, que me gusta, lo siento próximo a lo que yo había estudiado. Estuve de editor de libros de texto, de editor de cómics, visité Ferias como la de Bolonia, la de Frankfurt... es un mundo muy bonito. 
Mi salida del mundo editorial tiene que ver con la crisis del 92 y la suspensión de pagos de la editorial en la que estaba entonces. No tiene que ver con tu valía. En todos las empresas en las que he estado les he podido gustar más o menos a mis jefes, pero siempre he procurado ser muy responsable. 
En el año 94 leí un anuncio en la prensa que decía que una importante institución buscaba profesionales para cubrir cargos directivos. Pues resulta, que esa institución era el embrión de lo que luego fue la UOC (Universitat Oberta de Catalunya).

Laura:  Ya veo... Eres un buen “iniciador” de proyectos, pero la rutina te mata.

José: Correcto. Fíjate, llevo trabajando para mi empresa 11 años, yo creo que es mi etapa laboral más larga. Aquí hago lo que quiero, aquí el jefe soy yo. En las empresas en las que he estado, he estado muy bien pagado. Pero que pasa. Esa inquietud que yo tengo, si la empresa no sabe canalizarla... Recuerdo a un gran jefe que tuve, que sabia sacar de mí lo mejor de mí mismo, que me dejaba crear, porque en otras empresas en las que estado, como fueras un poco rupturista, te decían aquello de “no te pago para pensar”. 
Fíjate que yo le ofrecí a la UOC montar una división de montaje de eventos y eso fue luego el germen de EXPOELEARNING, porque no me hicieron caso.

En una empresa podría haber sido... Porque nosotros lo hemos hecho todo sin dinero y estoy muy orgulloso del trabajo que hemos hecho, esto dentro de una organización, con más medios, imagínate lo que podríamos haber hecho... ese era mi sueño, crear el mayor evento del mundo de e-learning bajo el paraguas de una gran Universidad como la UOC.

Y mira a lo que me he dedicado a partir del 2001. Una de las cosas que me parecen muy importante es el estar preparado para el cambio. Yo estuve preparado en cuanto hice el PDD del IESE porque la idea de cambio siempre te acompaña. Hay personas que cambian de trabajo porque quieren cobrar más,  pero en mi caso los cambios no han tenido mucho que ver conmigo sino con los avatares de la empresa en la que trabajaba en cada momento. 
En el caso de la UOC yo me siento muy orgulloso de haber estado en los inicios , en la gestación de una nueva idea. Ha sido un trabajo excepcional, empezar de cero, una maravilla, el año 1995 fue un año tremendo de trabajo pero lo pasamos tan bien las personas que teníamos la misión de fundar la UOC, cada uno desde su área, para mi fue una excelente experiencia que me dio la fuerza para el cambio.  Pero fue hacer el PDD del IESE, una formación muy intensa, de ver muchos casos prácticos, de ver a muchas personas, y allí mi reflexión fue que si estas personas han sido capaces de poner en marcha un proyecto, yo por qué no voy a poder! Y mi siguiente reflexión fue: tengo cuarenta y tantos años, si no lo hago ahora... ya no lo haré nunca.

Laura: Me encanta que digas esto, porque dicen que uno entra en crisis madurescente en el momento en el que eres consciente que hacia delante no tendrás más oportunidades, que es el momento adecuado para cambiar.

José: Hay muchas personas que eso no se lo plantearán nunca, hay personas que ya están bien, que no se plantean si son felices o no en su trabajo y mira que hoy en día se habla de eso.  Aunque a mí me parece imprescindible preguntarse a cualquier edad: tú hacia dónde quieres ir, cuáles son tus objetivos, qué quieres hacer...

Laura: Yo creo que esta reflexión de la que hablas: qué quiero hacer con mi vida, nos la hacemos muy pocas veces en la vida y hay personas que no se la hacen nunca, y en nuestro caso coincide con este momento del que estamos hablando: la madurescencia.

José: Pues yo creo que esta pregunta nos la deberíamos hacer una vez  al año. Es como pasar la ITV personal. Yo lo hago con mucha frecuencia: me marco unos objetivos  y es como una hoja de ruta, tu te puedes desviar, pueden haber tormentas..., pero tienes la línea de navegación trazada. Nosotros en AEFOL queremos organizar la Feria más importante del mundo en el mundo del e-learning. Y en este sentido es la decisión que hemos tomado este año de abrir oficina en Londres, marcarse unos objetivos va muy bien. Luego los puedes cumplir o no. 
Hay otros objetivos que se consiguen sin habértelos planteado. Por ejemplo, yo viajo desde el 2005 a Latino América, México, Argentina, Chile, Miami... Todos esos viajes nos servían para conocer esos países y el planteamiento entonces era: “Organizamos una feria sobre e-learning en España y si a usted le interesa, podemos colaborar”. No había respuesta nunca. Y en el año 2009 nos invitan  a ir a Perú, nos alojamos en el hotel Meliá Lima y vemos que el hotel tiene unas buenas características, no es un hotel demasiado grande, es un hotel agradable y me digo: Aquí me veo capaz de organizar la Feria.
Y al día siguiente que tenía que dar una conferencia en la PUCP- Universidad Católica del Perú, ante un auditorio de unos 500 profesores de varios países, dije sin pensarlo mucho y sin consultarlo con mi equipo, que al año siguiente, o sea el 2010, montaríamos EXPOELEARNING en Lima. Cuando regresábamos en el avión yo pensé: ¡Qué he dicho! Isabel, mi socia y mi esposa, que me conoce muy bien y además es muy emprendedora, pues dijo: ¡A trabajar! Fuimos a Perú sin saber si había agua en la piscina, nos lanzamos, sin ningún tipo de ayuda, si no vendemos..., perdemos..., así de fácil. 
Y así, trabajando duramente, conseguimos montar EXPOELEANRNING en Lima. Después, al año siguiente lo montamos en Bogotá y el 2013 tenemos previsto hacerlo de nuevo en Madrid y en Bogotá.

Laura: Por lo tanto el proyecto LATAM obedece a una intuición de que por aquí van las cosas, más que una planificación a medio plazo. Porque además coincide con la crisis en Europa el abrirte a Latinoamérica.

José: Unos años antes ya habíamos cambiado la sede de la Feria de Barcelona a Madrid, porque veíamos claro que nuestro cliente era hispanohablante, nos ocupamos también del mercado gallego, catalán o euskera, pero el potencial que tiene el mercado español, con 550 millones de personas, no es desdeñable. Y claro, nuestra misión es ayudar  las empresas españolas y latinoamericanas para que vendan en ese enorme mercado. Si nosotros nos quedábamos en Barcelona con este mensaje, vender elearning en español, pues chica, no sé si hubiéramos tenido mucho éxito. De momento nos hemos ido a Madrid, nos ha ido bien y ahí nos quedamos. Al irnos a Latinoamérica ya veíamos qué estaba pasando en Europa y nuestra misión era ayudar a expandir el e-learning que desarrollan las empresas españolas, en realidad somos como el departamento comercial de muchas empresas que no disponen de ese departamento. Les montamos una Feria, les damos servicios, tenemos un canal de televisión Aefol.tv, una radio, una newsletter, estamos en todas las redes sociales, todos esos medios se los ofrecemos a las empresas para que  se promocionen y vendan.

Laura: Volviendo al tema de la madurescencia... Dicen que a lo largo de la vida vamos dejando por el camino amigos y que la madurescencia es una época de recuperación de escenarios y amigos del pasado.

José: Yo sigo manteniendo mucha relación con mis amigos de la infancia y la juventud. Facebook es un medio que te ayuda a mantener muchas relaciones. Tengo muchos amigos a los que veo una vez al mes, nos vamos a comer o a disputar un partido de paddel, lo hemos mantenido durante muchos años. Para mi el efecto más importante de la madurescencia tiene que ver con lo físico, con darte cuenta que las rodillas ya no te reaccionan como antes, que voy a hacerme un análisis y me encuentran de todo, que ves que tu organismo ya no es el que era, todo te va fallando, va bajando el nivel de rendimiento, pero al mismo tiempo, hay una señal para mí muy importante, cuando llegas a la madurescencia no te importa lo que la gente piense, a mí actualmente me importan muy pocas cosas, es decir, que aquel piense blanco o negro de mí, ya no me peleo con nadie, ya no me enfado tanto.
Antes era una persona un poco más belicosa, pero no me peleo con nadie. Tengo muy claras las ideas, sé por dónde quiero ir y funcionar y no entro en ningún combate de boxeo, no quiero discutir con nadie. Y otra señal es que has subido la montaña de tu vida y ahora empiezas a descenderla. Nunca se sabe...
El 20 de diciembre del 2010 me operaron de un cáncer y además lo hice público, porque creo que eso puede ayudar a la gente.  Para mí fue como una enfermedad común, me operaron y fuera... y gracias a Dios estoy bien.
Todo puede ser que pasado mañana me dé otra cosa, pero  en ese momento fue un punto de inflexión que me hizo decir: Oye, que la vida se te puede acabar mañana. Te van a meter en el quirófano durante seis horas e igual no sales... Con lo cual, ¿qué te queda? 
Yo soy católico y tengo fe, gracias a Dios, y eso me da mucha fuerza, y procuro rezar y procuro ir a Misa los domingos y eso me da mucha paz y mucha tranquilidad. Me ayuda a tener una concepción de que la vida no se acaba aquí, que hay una trascendencia y que lo que puede venir es mejor que lo que tenemos ahora.
Por lo tanto, Dios en primer lugar, en segundo lugar la familia. Yo tengo una mujer con la que trabajo y con la que convivo 24 horas y dos hijos y es lo que valoro más. Por lo tanto, dedicar más tiempo a mis hijos, tiene más valor para mí que dedicárselo a los amigos. 

Laura: Otra cosa que ha cambiado mucha es nuestra relación con los padres y con los hijos.

José: Efectivamente. Mis padres están los dos mayores, pero más o menos bien de salud, con sus achaques. Lo que yo valoro es el esfuerzo que ellos hicieron. Ellos son de Almería, vinieron a Cataluña en los años 50, por eso tengo la percepción de Cataluña que tengo, soy catalán con mis padres de Almería como tantos otros catalanes. La vida es como un círculo, mis padres eran una familia pobre, vinieron desde Almería, mi padre montó una peluquería, mi madre no paró de trabajar y nos dieron estudios a mi hermana y a mí y yo creo que soy el primero de mi generación en mi familia con estudios universitarios. Pero ahora resulta que estamos en una situación en la que parece que los hijos van a vivir peor que los padres. ¿Peor? Vamos a ver: tienen su casa, se han pegado una vacaciones estupendas... peor ¿respecto a qué?
Tenemos, por ejemplo, ahora en la oficina un becario que dice que aprende más en un mes con nosotros que en la Universidad. Hay que establecer un sistema nuevo de aprendizaje, esto no puede ser, que la universidad no sea “útil”, no sirva para nada... No puede ser que la literatura del Siglo de Oro se siga explicando como hace 20 años con las redes sociales por en medio... Esto es increíble, un profesor con la pizarra...
Yo no trabajo mirando atrás, yo trabajo en el presente, con los pies en la tierra, pero nunca hago lo que hice ayer, no soporto esa frase: “Es que esto siempre se ha hecho así”. 
Faltan maestros, en el sentido más amplio de la palabra. Me gusta el modelo docente de IESE: un tercio del tiempo dedicado a la investigación, un tercio a la docencia y un tercio a la empresa, con lo cual ese profesor está en contacto con la realidad y con los cambios que está sufriendo la sociedad. 
Y es que hay algo que no entiendo: Tenemos las mejores escuelas de negocios del mundo, siempre están arriba de todo del ranking: IESE, ESADE, IE..., y en cambio la Universidad....
La mayor revolución en el aprendizaje, mayor que la invención de la imprenta ha sido la aparición de Internet que facilita el e-learning. A continuación de la transmisión oral, la imprenta facilita la difusión del conocimiento, en el caso de Internet, del elearning, es una revolución que no ha terminado, no ha hecho más que comenzar, la posibilidad del “one to one”, la red de redes.

Laura: Y parece que el siguiente paso es convertir a todos los alumnos en profesores, hablar en serio de “Gestión del conocimiento”. 

José: Hemos pasado del “uno para todos” a “todos para todos”. El “todos para uno” es además carísimo.
Pero el problema es que nos cuesta muchísimo dar, no estamos educados para compartir. Si cedemos nuestro conocimiento es posible que en lugar de co-crear, de que el destinatario cite la fuente, es probable que nos lo roben,,, pero como decía el rector de la UOC: si nos copian quiere decir que vamos por delante. Nunca le preocupó que nos copiaran. A mí me copian continuamente, pero el alma no te la pueden copiar. Te pueden copiar el power point, pero el conocimiento, si no es para compartirlo ¿para qué lo quieres? Y por otro lado al revés, que lástima que esto, o esto otro no lo has podido compartir.
El objetivo sería conseguir que el e-learning llegue al mayor número posible de personas y que eso sea mi contribución, mi granito de arena para conseguir un mundo mejor, más educado... a mayor nivel de educación menos conflicto.

Laura: Y piensa en tu momento presente ¿cómo lo resumirías en una sola frase?

José: Lo mejor está por venir. En AEFOL nos lo decimos continuamente, es una frase estimulante.

Entradas populares de este blog

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.