#Madurescencia y libertad




Una de las novedades más importantes subyacentes a la dinámica demográfica actual es que la madurez se ha transformado en un potencial espacio de libertad.
(...)


Por tanto, el nuevo perfil de la madurez es el de personas que ya han cumplido con las responsabilidades socialmente «inexcusables» respecto a los hijos y que ahora se encuentran en disposición de gestionar libremente unas elevadas expectativas de vida y el patrimonio y los recursos económicos que la vida familiar previa les obligó a adquirir y acumular. Aún les produce cierta perplejidad esa nueva situación, porque están acostumbrados a trabajar para los demás, desde niños para sus progenitores, después para su propia familia, así que es muy probable que sigan prestándose a facilitar la existencia tanto a sus hijos adultos como a sus ancianos padres.
Gozan, para ello, de una salud sin precedentes en tales edades, y también en ello encarnan un nuevo perfil de madurez. 
La madurez de masas - Julio Pérez Díaz

Natasha Sazonova



¡Al fin libre!
Eso dicen muchos "madurescentes", recién despedidos de la multinacional que los vio nacer al mundo laboral, recién separados de una pareja a la que ya no podían llamar ni amante, ni colega, ni amigo, ni hermano, recién liberados de la carga de un hijo en paro y sin ocupación ninguna, recien enterrados los padres, recién recuperados de una enfermedad de mal nombre y peor tratamiento, acabada de pagar la hipoteca hace apenas unos meses, ... y ahora ¿qué?

Ahí estamos, recién nacidos a la libertad, con una pesada historia en la mochila, arrastrando prejuicios y temores, aunque nada nos impida empezar a volar.

Y desaprender se convierte en el primer ejercicio de la libertad recién conquistada y soltar lastre, fundamental para comenzar el nuevo camino. 

¡Qué miedo da! ¡Qué vértigo nos invade! Pero lentamente una pujante euforia se abre paso desde el mismo centro de nuestro estómago y empezamos a entrever nuevas formas de ganarnos la vida, nuevas maneras de convivir y relacionarnos, otra forma de vivir...



Y me pongo un límite, el 2021 para mi particular comuna, nueva convivencia, nuevo sistema de economía doméstica, nueva forma de coworking y cocreación, nueva forma de amar... en libertad.





Porque quiero que cada etapa de mi única vida sea intensa y armónica, en consonancia con los requerimientos de mi cuerpo y de mi espíritu y no caer en las sucias trampas del consumismo feroz que nos rodea.





"Debido a que en los últimos años,  se ha gastado más dinero en los implantes de mama y en Viagra que el que se ha gastado en la investigación de la enfermedad de Alzheimer, se cree que para el año 2030 habrá un gran número de personas deambulando por ahí con grandes pechos y grandes erecciones. .. que no pueden recordar qué hacer con ellos. "
Andy Rooney


Entradas populares de este blog

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

La nueva madurez generativa: soy bimillenial, comparto y comprendo dos eras.